lunes, 15 de octubre de 2018

PICO PALAS 2.974 m


21/22 de septiembre 2018. Desde La Sarra (1.400 m), encima de  Sallent de Gállego, hemos caminado casi tres horas hasta el más alto de los ibones de Arriel, 2.200 m. La temperatura ha sido agradable y hemos vivaqueado sin tienda de campaña. El hornillo es muy de agradecer para preparar la cena y el desayuno. Temprano a la mañana salimos hacia el Palas por la ruta Ledormeur, la más sencilla (II) siguiendo los hitos y trazas bordeando por la izquierda un farallón vertical. Al llegar a la base de la cara sur seguir una vira en diagonal de izquierda a derecha, más sencilla que la canal indicada con marcas rojas. Se sale a una terraza horizontal y volviendo hacia la izquierda nos introducimos en la acogedora y sencilla chimenea Ledormeur.

Al principio es un poco vertical pero con un anclaje de seguro y buenos agarres.

Luego ya se hace muy fácil y pronto salimos a un hombro donde arranca un senderito de tierra, hierba y bloques inestables que requiere atención. La traza pasa a la vertiente oeste, sobre los lagos de Arremoulit y por una canal se alcanza la cima del Palas. Tres horas desde los ibones de Arriel, seis horas desde La Sarra. Unos diez metros a la izquierda de la ruta hemos encontrado excrementos de la perdiz nival. Ayer, en el barranco de Arriel vimos un tritón pirenaico. Es una buena noticia constatar que los Pirineos todavía están vivos a pesar de que este sector no está "protegido" y no es parque natural. Ampliar las imágenes haciendo click.

Al fondo el Balaitous, la Torre Cadier y las Frondiellas.


Montañeros catalanes han subido por la arista de los Geodésicos desde Arremoulit.


Con Eduardo Viñuales, naturalista, escritor y fotógrafo de naturaleza.


De bajada me doy un baño en las no demasiado frías aguas del ibón superior de Arriel. Nuestra perrita Chucky se quedó atada al pie de la cara sur. Los tres descendemos al valle tras recoger nuestro equipo. Necesitamos casi tres horas para el descenso hasta La Sarra.

miércoles, 10 de octubre de 2018

PEÑA DE LOS MOROS (VALDEPLATA)

La Peña de los Moros se encuentra en la margen izquierda del Cañón de Valdeplata (Calcena) y hemos llegado desde el pueblo de Talamantes por el Collado del Campo. 16 de septiembre de 2018. Ampliar foto haciendo click. En la cara norte (en sombra) se encuentra una pared restos de una paridera y una pequeña vaguada herbosa bastante inclinada. Un escarpe empinado de quince metros de altura ofrece una debilidad por una repisa de derecha a izquierda (III sup) que hemos equipado con una cuerda fija reciclada, asegurada con tres clavijas. Las vistas sobre el Cañón de Valdeplata son de gran belleza y perspectiva. Hemos erigido un hito en la cima. No apreciamos ningún resto ni vestigio humano. Enfrente, en los acantilados de la Plana de Valdeascones, los buitres calientan su cuerpo antes de echar a volar.

Al este de la Peña de los Moros se encuentra el barranco de Valdepino con sus formas erosionadas y atormentadas de color ocre y violeta. Un laberinto geológico de fuerte belleza cromática en unos relieves tan escarpados como endebles. Esas formaciones se rompen y desmenuzan con la mano pues están compuestas por margas que un ocasional bloque rocoso ha preservado de la erosión. La zona bien se merece un día de caminata y trepadas por esta fascinante Cara Oculta del Moncayo.

Regresando a Talamantes con el Moncayo al fondo. Han sido casi ocho horas de excursión dura y exigente. El calor y los mosquitos imponen su ley. El agua de la cantimplora se me acabó antes de lo previsto y los pequeños arroyuelos no son de confianza. Por suerte Javier y José llevaban una buena provisión de líquido.

viernes, 5 de octubre de 2018

VENTANA DE COLLARADA, LA MÁS GRANDE DEL PIRINEO

El conde Russell dejó escrito que "a través de la ventana de Collarada se ve el ibón de Ip y las nubes que pasan". Jean Arlaud aseguró que "no hay otra igual en todo el Pirineo". Ampliar foto haciendo click.

La Ventana de Collarada está justo al norte del pico Collaradeta. Hay que acercarse a la cresta sobre el ibón de Ip y entonces la descubrimos. Una maravilla geológica de la Naturaleza. Ha sido una ruta circular muy larga. Hemos salido de Acumuer por el Valle del Aurin y nos hemos desviado hasta el Collado de La Espata. Por la ruta de "La Puyada" hemos llegado al Collado de Ip y a la cima del Collarada. Después atravesamos hacia el este y llegamos por fin a la famosa ventana. (siete horas desde Acumuer). Proseguir hacia el este, karst de Peña Nevera y descender al ibón de Bucuesa por la Brecha Somola Alta y el Corral Blanco, bajo los Cuchillares de Bucuesa. Bordeando el ibón por el oeste cogemos la Canal de Güerrio y el Circo de Canals. Más abajo está la pista para regresar a Acumuer. Han sido 12 horas, 34 kilómetros y unos 2.200 metros de desnivel acumulado.

Jean y Pierre Ravier han explorado, y escalado, estas sierras calcáreas. La ventana de Collarada no les pasó desapercibida. Personalmente siempre me ha parecido demasiado expuesto y arriesgado subir justo encima sin la seguridad de una cuerda ya que por ambos extremos, el acceso al arco presenta dificultades y el riesgo de morir despeñado.

domingo, 30 de septiembre de 2018

COLLARADA 2.887 m. CANAL CURUYÉ

13 de septiembre del 2008. Ampliar las fotos haciendo click. De Canfranc pueblo coger el camino de La Besera que sale en lo alto del pueblo, pasando el puente. Aparcamiento  con paneles indicadores. Abandonamos la senda principal y tomamos una traza a la derecha, señalizada como vía Russell, cota 1.250 m. Seguir esta traza a la derecha en una bifurcación (foto) desechando la difícil y enrevesada Ruta de Los Crestones que se va a la izquierda. Entraremos en la amplia y empinada Canal de Curuyé. Atención, pues la orientación no es fácil. Siempre para arriba.


Canal de Curuyé, alta de unos 300 metros de desnivel y muy empinada. Se sube bien y se van encontrando las pisadas. Esta canal sería muy fatigosa de bajar a causa de la fuerte pendiente. Mejor no utilizarla para el descenso.


La canal nos deposita en una ladera despejada bajo unos paredones de caliza blanca. Trazas de senda en ascenso a la derecha. Buscaremos una canal equipada con cables.


Esta canal es estrecha y con alguna piedra suelta. Sube unos setenta metros de desnivel. No tiene ninguna dificultad. Los cables son innecesarios.

Y salimos a unas laderas herbosas desde donde ya se ve la cima del Collarada.



Fuente de los Campaniles. En rojo la ruta que seguiremos hasta la cima.

Nos asomamos al Corredor de los Militares (N.O), una ruta de gran interés y belleza.

Trepadas por calizas compactas evitando las pedreras de una canal.

Cresta cimera. Han sido menos de cinco horas desde Canfranc Pueblo. Al fondo el Midi d´Ossau y las nieblas que entran desde la vertiente francesa. En trece días hemos subido tres veces a nuestra amada Collarada. Siempre por rutas largas y de fuerte desnivel, sin utilizar pistas ni vehículos.

Collarada 2.887 m

Descenderemos al Col de Ip y luego siempre al sur, ligeramente a la derecha por planicies hasta encontrar una canal (hitos) donde hay unas cuerdas innecesarias. Debajo está el refugio y la fuente de La Espata. Por el camino de la Fuente del Paco bajaremos a Villanúa para que nos "crujan" en el único bar abierto. Hora y cuarto más por el Camino de Santiago hasta Canfranc Pueblo. Han sido unas once horas contando la parada del bar.

martes, 25 de septiembre de 2018

COLLARADA 2.886 m. VÍA RUSSELL



Canfranc-pueblo a 1.070 m de altitud. Al norte se cruza el río Aragón y hay dos zonas de aparcamiento con carteles informativos. Nada más tomar el Camino de Santiago sale a la derecha un buen sendero dirección "La Besera" que se interna en el pinar ganando altura sobre la vía del tren. A los 40 minutos, cota 1.250, se abandona el camino de La Besera y se toma a la derecha una traza-trocha poco marcada señalizada "Russell-Piezola" que trepa por un terreno bastante pendiente señalizado con hitos

 La ruta se sigue sin dificultad hasta la cota 1.880, dos horas desde Canfranc, donde llegamos a una bifurcación señalizada "Collarada por Cuyaré" que toma a la derecha. Es entonces donde hemos de seguir hacia la izquierda y comienzan las trepadas,  de hito en hito, y aparecen los primeros tubitos amarillos en las ramas de pino que hemos de seguir con atención combinados con suficientes hitos. 



La tendencia es ligeramente nordeste y llegamos a un colladito. Encaramarse entonces por un  crestón con buenos agarres (II), superarlo y proseguir ganando altura con tendencia a remontar los escarpes por la izquierda, flecha roja, primera chimenea (III) para ganar más fajas continuando la tendencia hacia la izquierda. Flecha roja, chimenea corta pero difícil (III sup)

Ampliar foto haciendo click. Es el paso más difícil. ¿Infranqueable  por los perros?


La chimenea es corta y no precisa aseguramiento.


Seguimos por un crestón amplio y fácil que nos deposita en una suave ladera de pinos. El terreno es ahora de caminar y aparecen pisadas y trazas en suave tendencia hacia el S.E dejando a la izquierda unos farallones verticales de caliza blanca. En este tramo nos juntamos con la variante (más fácil) que discurre por la canal de Cuyaré. Remontaremos ya por la cara sur, amplia y despejada, y tras bordear un corto escarpe por la izquierda progresamos en diagonal hacia la derecha en dirección al pináculo final que ya se divisa.


Fuente de los Campaniles y arco de piedra. Ahora viene lo más fatigoso.


Tras remontar unas pedrizas muy tiesas e inestables  hemos conseguido encaramarnos en la gran arista oeste de Collarada que ya domina el grandioso Circo de Ip. Treparemos luego una canal compacta que nos deposita en la cima, 2.887 m. Cinco horas y media desde Canfranc-pueblo. Foto cumbre con el pic Midi d´Ossau al fondo.

Para la bajada perder altura por repisas en la cara Este y alcanzar el importante Col de Ip (2ª brecha) que descendemos junto a una espectacular losa de caliza blanca. Terreno inestable sin nieve. Conveniente llevar las manos protegidas.

Entonces descubrimos la famosa Ventana de Collarada, la más grande del Pirineo según el Conde Russell. Cerca ya de la orilla del embalse de Ip buscar un sendero que corta de través la ladera empinada en dirección oeste.

Recientemente han sido instalados pasamanos, útiles sobre todo cuando hay hielo o escarcha.

Justo bajo la presa, en la zona norte, hay un confortable refugio muy bien equipado con mesas, bancos y colchonetas. Capacidad para diez y seis personas. Emilio y sus hijos pernoctaron aquí y hoy han subido hasta la cumbre. ¡Viva Huesca, ja, ja!

Cerrando el circo de Ip por el Este se yerguen fieros los afilados Cuchillares de Bucuesa y la travesía de su cresta norte-sur (Ravier) que esperamos recorrer un día de estos (!a ver si tengo pelotas, ja, ja!) en este maravilloso enclave del Pirineo occidental que descubrí en mi juventud con ocasión de la apertura de la cara norte de Collarada (1975) junto con mi compañero de instituto Fernando Orús. Rápidamente llegamos a Canfranc por la gran faja de la Besera. En total han sido un poco más de diez horas con un desnivel superior a 1.800 m. Juan Francisco Gracia, Marisa Bergua y Jesús Vallés. 30 de agosto de 2018.

sábado, 15 de septiembre de 2018

ORDESA Y MONTE PERDIDO: TURISTAS, MARMOTAS Y POCO MÁS. LA AGONIA DE UN ESPACIO NATURAL


Extinguido


Extinguido


Extinguido



Extinguido

Extinguido


ORDESA Y MONTE PERDIDO, CEMENTERIO DE LA FAUNA PIRENAICA
Lobo, lince, oso, bucardo y urogallo se han extinguido en el dominio pirenaico conocido como Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. 50 años de gestión politizada e incompetente han propiciado la desaparición de las especies emblema de la cordillera pirenaica, los indicadores de la salud ambiental, el marchamo que acredita la vitalidad de la naturaleza. La UNESCO debería retirar de inmediato el pomposo galardón de "Patrimonio Mundial" a la vista del fracaso colectivo y la inacción manifiesta de los profesionales, funcionarios, alcaldes y concejales que han gestionado este espacio natural, más preocupados en construir nuevas carreteras, electrificación de pueblos abandonados o construcción de estaciones de esquí antes que detener el proceso de extinción de la fauna salvaje. Ordesa es ahora un ecosistema muerto, desvitalizado e inerte. Los ganaderos han ganado la batalla, sus vacas y ovejas ya no corren ningún peligro. Modesto Pascau llevará la electricidad a sus amigos de Revilla y los agentes y bomberos forestales continuarán con sus labores de vigilancia, aclareo y mantenimiento de unos bosques vacíos, huérfanos de la fauna, sin cantaderos de urogallo, sin troncos con pelos dejados por el oso cuando se arrasca, sin el aullido del lobo, el lince sigiloso o el bucardo pensativo encaramado en los peñascos.


Pietramula 2.000 m. Parking y zona de acampada improvisada. Esta es la gestión miserable y vergonzosa del ayuntamiento de Bielsa.


Mucho peor todavía. Parking y zona de pernoctación para furgonetas en Col des Tentes, 2.190 m en Gavarnie.  La deficitaria estación de Gedre-Gavarnie genera un déficit de dos millones de euros al año, pero la carretera es utilizada por los turistas y montañeros para masificar y degradar la vertiente norte del Taillón y la Brecha de Roland. Páginas webs como PIRINEOS 3000 y diversas guías de montaña fomentan el acceso en vehículo para eludir la ascensión a pie.




lunes, 10 de septiembre de 2018

PIC TROIS CONSEILLERS 3.032 m. FACE NORD EST. PRIMERA ASCENSIÓN ESPAÑOLA

22 de agosto 2018, 09:00 h, estamos llegando al pie de la cara nordeste del Pic des Trois Conseillers, (Defos de Rau y Henri Ferbos 1947) en trazo rojo. Ampliar imagen haciendo clik. Juan Fran y Alberto, mis compañeros.

Esta es la ruta que ha escogido Alberto, que coincide con la descripción de la web camptocamp. La primera chimenea (IV y IV sup) parece poder evitarse pasando más a la izquierda. Esa sería la ruta original y la que reseña Pascal Ravier en su guía de escaladas.


En rojo la ruta que hemos seguido. Tramo en azul, pasaje original.


No hemos necesitado los crampones pero sí el piolet para superar el nevero de la base. Nos encordamos y salimos en ensemble por una marcada vira diagonal con buenos agarres (II y III)

Alberto escoge esta chimenea vertical sin explorar un paso más a la izquierda, donde el escalón presenta una debilidad. Son unos 30 metros muy verticales en diedro primero y en chimenea después (IV inf y corto paso de IV sup)

Resalte sencillo de placas blancas muy compactas (II y III)

Juan Fran. Remontamos así unos 40 metros hasta llegar al pie de un resalte bastante vertical.

Alberto hace un quiebro primero a la izquierda por una repisa herbosa (III) y luego recto, muro compacto y presas pequeñas y finalmente a la derecha (IV sup), es el tramo más difícil de toda la vía, pero Alberto lo ha sabido proteger muy bien con friends y empotradores.

Después del resalte el terreno era aparentemente fácil, con algo de hierba, (II y III) y Juan Fran se ha sujetado en un bloque que al desprenderse lo ha proyectado al vacío cayendo casi dos metros hasta quedar colgado de la cuerda. Por suerte Alberto ha sujetado con firmeza. Hubieramos podido sufrir un accidente de fatales consecuencias. Superado el susto alcanzamos un circo empinado y Alberto encuentra la bonita chimenea de salida, en buena roca, sólida y con excelente adherencia. Son los 30 metros más bonitos de la ruta. Un fisurero ha quedado en la parte alta. Imposible sacarlo. Dificultad: IV mantenido.

En el último sector, finalizada la chimenea, Alberto escogió trepar la cresta justo al lado, subiendo a la derecha. Hemos tenido otra caída exáctamente igual a la anterior. Juan Fran ha caído más de dos metros, vuelto al vacío, al agarrarse a un montón de bloques inestables que me han pasado rozando. Está vez he pensado que nos íbamos a matar los tres, pero Juan Fran se ha quedado colgando otra vez de la cuerda milagrosamente. Alberto y el rozamiento de la cuerda han evitado el desastre. Solo se me ocurre pensar que la montaña en su infinita compasión perdonó nuestros errores.

Agradecemos ahora, a salvo ya, el trato amable y delicado con que este soberbio pico del Pirineo central nos ha obsequiado. La tormenta va a llegar y acabaremos empapados. Admiración por aquellos valientes, y rudos, pioneros, los hermanos Defós de Rau y Henri Ferbos que tan atrevidas rutas abrieron durante la década de los años cuarenta. Una vez llegados a Cap de Long, diez horas más tarde de nuestra salida, encontramos al guía Pascal Ravier. Nos informa que la cara nordeste del Pic des Trois Conseillers apenas ha sido repetida en casi setenta años. Según Pascal Ravier nosotros somos los primeros españoles que lo consiguen.