domingo, 31 de mayo de 2020

VIRGEN DE LAS NIEVES. ORACIÓN POR LOS NIÑOS ESPAÑOLES

Viernes, 17 de abril de 2020. He caminado en la noche por senderos, trochas y montañas. Cruzando ríos y torrentes y superando terraplenes vertiginosos. Al amanecer llegué a una cumbre de los Pirineos para pedirle a la Virgen de las Nieves que interceda por los niños de España, encerrados en sus casas mientras se deteriora su estado anímico y su salud. Santa María, madre de Dios, no permitas que nuestros niños sufran. Ellos son lo más precioso del Reino de los Cielos. Te lo pide un montañero.

Las nubes envuelven la cordillera. LLueve y he de regresar. Me siento reconfortado y sin ninguna sensación de peligro. Nada malo puede ocurrirnos si nos encomendamos a la protección de la Santísima Virgen María, madre de nuestro señor Jesucristo.


Al día siguiente, sábado, 18 de abril, el presidente del gobierno anuncia que permitirá salir a los niños de paseo. ¡Virgen María, sí que te has dado prisa por tus pequeñuelos!


Estos aprendices de brujos quieren formatear a nuestros niños como a una especie de zombis autómatas, obedientes y atemorizados, para que crezcan en soledad y en aislamiento social. Distanciados de los otros niños por miedo a una pandemia fantasma que sólo existe en la televisión, los medios de comunicación y en las proclamas de cierta organización que se proclama de la salud, y mundial nada menos. En agosto de 2006 una ola de calor en Francia causó la muerte a 30.000 ancianos que vivían solos. El covid 19, un virus de escasa letalidad (0,2 %) y bajo impacto en la población sana, se está utilizando ahora para implementar un confinamiento mundial dirigido especialmente al control de la infancia. Es la agenda 2030 dirigida por Pablo Iglesias. Se trata de imponer el modelo comunista chino de control social.


"Los hijos no pertenecen a los padres sino al gobierno"  ¡Qué crueldad! Desde sus cargos políticos tal vez puedan intimidar a las personas, pero al carecer de humanidad son débiles y cobardes. Esta señora arrogante no encerrará a nuestros niños.

¡Ay del que escandalizara a uno de estos pequeñuelos. Más le valdría que le ataran al cuello una rueda de molino y lo arrojasen al fondo del mar! Confiemos en Jesucristo nuestro señor. Él no permitirá que estas tiernas criaturas sean deformadas y troqueladas, separadas de su madre la Naturaleza y privadas de su amor infinito. Jesús los ama y los protegerá porque siempre hace lo que le pide su madre.

Santa María, madre de Dios, cuida de nuestros niños. No permitas que los alejen de ti.

2 comentarios:

  1. Octavo mandamiento, no dirás falso testimonio ni mentiras.
    Aplícatelo, Valles.

    ResponderEliminar