domingo, 15 de julio de 2018

CAÑÓN DE VALDEPLATA, MUELA VALDEASCONES, PEÑAS DE HERRERA, LA TONDA


Desde el pueblo de Talamantes (900 m) seguir el G.R en dirección sur ascendiendo hasta el Collado del Campo (1.300 m)


Abandonamos el G.R y descendemos al oeste por un barranco de paredes coloreadas en un sorprendente mosaico natural de gran belleza.



Formas afiladas por la erosión hidrica.


Cárcavas sobre materiales inestables y blandos.


Alcanzamos el fondo del Cañón de Valdeplata y los paredones de la Plana de Valdeascones.

Conglomerado calizo que recuerda las esculturas de la Isla de Pascua. Valdeplata es un santuario de los buitres. Escaladores: respetad el lugar y absteneos de ascender estas murallas. En las Peñas de Calcena teneis ya muchas vías equipadas.

La misma roca vista desde el sur.

Ascendemos unas quebradas entre farallones donde anidan los buitres y por una brecha aguda salimos a la inmensa Plana de Valdeascones, límite entre Calcena y Purujosa, en la vertiente sur del Moncayo.


La plana es muy extensa. Las ovejas la pastorean y ha sufrido muchos incendios. Al norte el Morrón y las Peñas de Herrera.

Plana de Valdeascones 1.300 m. Al fondo la Muela de Beratón.

Vértice geodésico. Insecto depredador, caza y come otros insectos. (Asilidae, unas 200 especies en la Península Ibérica)



Ahora cruzaremos toda la plana hacia el norte. El terreno es rocoso, agreste e irregular y se camina mal entre hierbajos. Moscas chupasangres y tábanos agresivos te hacen correr, de veras...


Bello ejemplar de roble, testigo de la vegetación primigenia de la plana.



Punto culminante de las Peñas de Herrera, Picarro 1.600 m, al este del Moncayo y dominando Talamantes.



Rápido descenso y galopada por la pista forestal hasta llegar, de nuevo, al Collado del Campo. Ascendemos ahora hacia el este, la Tonda, 1.500 m.



Primero al norte y luego al oeste perdemos altura entre los pinos de repoblación en dirección a Talamantes. Fuente del Boticario y G.R por la que empezamos a caminar al amanecer. La excursión por las estribaciones orientales del Moncayo nos ha permitido constatar la dureza del terreno y lo áspero del monte. Pinchos, aliagas y erizones. También sabinas, pinos y encinas. Todo está verde y florido y el agua corre por los regatos. Los insectos, pájaros y aves rapaces lo llenan todo, la vida bulle y la belleza invade cada rincón de estas sierras ibéricas al este del Moncayo y al sur del Valle del Ebro. Preveer entre ocho y diez horas de marcha. Cantimploras. Evitar los meses de verano. Peligro de insolación y golpe de calor.

martes, 10 de julio de 2018

PICO DEL ÁGUILA 1.970 m y BORREGUIL DE LA CUCA 2.099 m

Desde el Circo de Rioseta alcanzar la base de la cara norte del Pico del Águila. Es frecuente ver volar por aquí al buitre quebrantahuesos. Entonces descubrimos una repisa de pinos que sale a la izquierda  (este) del torreón del pico y nos deposita en una cresta herbosa con pinos que contornea las paredes verticales. Traza poco marcada y señales de P.R (blanco y amarillo) y también azules.

La pendiente impresiona (50º), hierba resbaladiza con un cortado más abajo. Peligroso con nieve. Piolet útil para clavarlo en la hierba (matojo tracción)

Rocas fáciles permiten coronar el Pico del Águila 1.972 m, dos horas desde el campamento militar de Rioseta (1.400 m)


Pico del Águila. Al fondo los Lecherines y el Aspe.

Desde el collado del Águila, salida del corredor, hemos oblicuado en diagonal hacia la arista este del monte Borreguil de la Cuca. Ha sido más de media hora con serio peligro de caída. Pendientes fuertes, hasta 50º, trazas de pasos de sarrio. Piolet imprescindible (matojo tracción)


 
Ha sido una mala idea pero ya estamos en la arista y su confortable camino que sube desde Canfranc Estación. Bonitas vistas sobre el circo de Tortiellas. Borreguil de la Cuca 2.099 m.

Rápido descenso a Canfranc Estación. Cascada Cola de Caballo y Fuente del Burro. Vermouth y almuerzo en el bar "El Andén". Después tenemos 50 minutos por carretera y pista hasta cerrar el círculo de nuestra excursión, de nuevo en el Circo de Rioseta. En total hemos invertido unas nueve horas, incluido un minicursillo de escalada. Finalmente AEMET la ha pifiado: no ha llovido como pronosticaban. Pero no importa, lo hemos pasado bien, concentrados en las vertiginosas pendientes de hierba húmeda y otras simpáticas atenciones que nos han ofrecido hoy los montes de Rioseta. Chiqui disfrutó a tope, el muy perrillo, ja, ja!

jueves, 5 de julio de 2018

PEÑA FORATO 2.750 m. CARA NORTE.

Antonio Megía, alpinista de Sabiñánigo, relata su ascensión a Peña Forato por la cara norte. Su perro Rocky lo acompañó hasta el principio de las dificultades. En la foto el Forato de los Diaples. Ampliar haciendo click. La ruta normal de la cara norte deja el Forato a la derecha según se asciende.

Inicio la travesía por el valle del río Bolatica, cerca de Panticosa y en unas tres horas dejo atrás el refugio de El Verde que dejo a mi derecha evitando las lenguas de nieve ganando altura sin ponerme los crampones. Al poco ya he de ponérmelos y coger el piolet, con mi perro Rocky alegre al pisar la nieve y progresamos en dirección sur hacia la oquedad del Forato de los Diaples, gran caverna que dejamos a nuestra derecha para acometer un corredor oculto y empinado de 55º. En lo alto, una muralla rocosa nos cierra el paso. En este punto dejaré atado al perro hasta mi regreso.


Busco una chimenea a la izquierda que luego tendré que rapelar. Roca muy descompuesta (III sup). Encima un corto paso horizontal y un corredor dirección S.E, 60º con difícil salida a la roca. Ya en la cresta seguir al este hasta la poco frecuentada cima bífida de Peña Forato.

Muy emocionante e intensa ascensión a esta cercana, bella y solitaria cumbre.

Peña Forato, 2.750 m. Cara norte, vía normal.

sábado, 30 de junio de 2018

SUCA 2.802 m Y TUCA PUNCHUDA 2.794 m

LA SUCA, O DOS DE LAS TRES MARÍAS
Enrique Moreno.
Aínsa

Se acercaba San Juan y sin un plan establecido Jesús me propone hacer algo el 23 de Junio. Después de comentar varias opciones quedamos el sábado para subir la cumbre principal de las “Tres Marias” o “Tres Sorores”. Jesús que es mas técnico le llama “la Suca”.
Quedamos en Aínsa a las 6.30 y subimos en todo terreno hasta la barrera del Parque Nacional. Logramos arrancar a andar sobre las 7.30. Nos salimos enseguida de la pista para ladear. Seguimos subiendo y en unas dos horas estamos en el collado.
De allí nos acercamos a un abrevadero y enfrente nuestro ya están las Tres Marias. La Suca queda a la izquierda, al oeste. Empezamos a acercarnos y tras cruzar varios heleros llanos terminamos poniéndonos los crampones para emprender los mas empinados. Yo no tengo mucha práctica con ellos y llevo unos “medio crampones” pero me hago a ellos. Avanzamos con piolet en la mano sin grandes dificultades. Una pareja que va delante nuestro vemos que avanza siempre por fuera de la nieve. En la cumbre coincidimos con ellos. Nosotros optamos por intentar subir la segunda cumbre “la Suca Punchuda” . La cosa se complica algo porque cresteamos en nieve. A nuestra izquierda muy al fondo vemos el valle de Pineta, a nuestra derecha los empinados heleros por los que hemos subido. Al final llegamos a la segunda cumbre. La niebla hace su presencia y nos anima a no intentar la tercera María. Para descender optamos por encordarnos para hacer los pasos de nevero. El descenso se hace lento entre la bajada por los neveros, la niebla y la dificultad de encontrar los pasos por los que hemos subido, pero tras un par de salidas de ruta volvemos al abrevadero. Bajamos por el camino en altura que nos lleva a un collado que acaba encima de la pista. Cresteamos hasta el parking, son ya casi las 18 horas.
Una buena experiencia, otro de los picos que me han rodeado durante los últimos quince años, por fin conquistado.


CRÓNICA Y FOTOS DE JESÚS VALLÉS. Pirineos Wilderness.
Desde Plana Canal (1.300 m) al nordeste de Bestué, caminar hacia el norte por senderos que contornean el Tozal de Basones y después el de San Vicenda. LLegaremos  en menos de dos horas a Cuello Viceto (2.000 m) divisoria entre el valle de Escuaín y el Cañón de Añisclo. Al norte ya podemos ver las Tres Marías, con la Suca 2.802 m, justo al este del collado de Añisclo. Al oeste se impone el grupo de Monte Perdido, con el Soum de Ramond y la Punta de las Olas. En el gran Cuello Viceto hay un basarrón o abrevadero para llenar la cantimplora. Ampliar fotos haciendo click.
Imponente el grupo de Monte Perdido con una potente innivación. Es 23 de junio de 2018. Ya estamos en la estación veraniega. Enrique Moreno, de Aínsa y Jesús Vallés, de Sabiñánigo.

Buscar los pasos más sencillos para ganar un canalón entre la Suca y la Tuca Punchuda. Las Tres Marías es un simpático trío de cumbres calcáreas que no alcanza los tres mil metros de altitud y domina el Valle de Escuaín sobre el escarpado Circo de Gurrundué.

Los crampones permiten avanzar con rapidez. La nieve esta tierna y un poco resbaladiza. Pendientes de 40/45º. Piolet imprescindible siempre.

LLegando a la cima de la Suca. Al fondo la esbelta Tuca Punchuda que subiremos después por la arista de la izquierda (N.O). Sus perfiles recuerdan al Monte Perdido.

Suca, 2.802 m, la más alta de las Tres Marías. Hermosas vistas sobre la cara este del macizo de Monte Perdido y el Valle de Pineta.

Tuca Punchuda. Arista de nieve aérea y con caída sobre el Valle de Pineta, 1.000 metros más abajo. La cuerda asegura a Enrique que se desenvuelve  bien con sus minicrampones de seis puntas. Prohibido resbalar, ja, ja!

Tuca Punchuda 2.794 m. Al fondo La Larri y el pico de La Munia. LLevamos casi seis horas de marcha y la niebla gana terreno con rapidez. Renunciamos a la cumbre oriental de las Tres Marías. Descendemos por el canalón por el que subimos. La niebla nos despista hacia el este y nos topamos con los precipicios del Circo de Gurrundué. Por suerte llevo mi pequeña brújula y corregimos la ruta logrando alcanzar el Cuello Viceto y después la pista de Plana Canal. En total han sido nueve horas de ruta para subir y bajar. Una buena cena nos espera en Aínsa. 

lunes, 25 de junio de 2018

TAILLÓN 3.144 m. BANDERA EN LA CUMBRE. ZORROS, LIRONES Y ENEMIGOS DE ESPAÑA

Salimos ayer, 16 de junio de 2018, de San Nicolás de Bujaruelo (1.350 m) y hemos pernoctado en la cabaña de Eléctricas (1.850 m), hora y media desde San Nicolás, recibiendo la "hospitalidad" de un zorro que en la oscuridad y confusión de la noche arrampló con parte de nuestras provisiones, suponemos que en concepto de "alojamiento". Los lirones no se presentaron esta vez, y bien se vale porque son unos simpáticos hijos de puta que te andan por la cara abriéndose paso hasta la bolsa de la comida en lo más profundo de tu mochila. A las cinco hemos arrancado con los crampones. Son las 08:30 h y estamos en la Brecha de Roland.

La cara nordeste del Taillón y su hermoso mini glaciar, itinerario 51 de la guía Sabocos-Comachibosa. El refugio de Serradets está en obras y pasamos de largo.

Ya en la vertiente española contorneamos por el sur el alargado pico Bazillac hasta la Falsa Brecha y su puntiagudo Dedo. El Taillón es un monte sencillo pero empezando en San Nicolás de Bujaruelo son 1.800 metros de desnivel y se invierten unas seis horas.

Una amplia loma de nieve nos conduce a la cima del Taillón.

Al fondo el grupo de Monte Perdido.

Jesús y Mónica.

Quique cumple hoy 57 tacos. Nos invitará a una suculenta comida en el camping Valle de Bujaruelo. 15,50 euros. Más barato que en San Nicolás.

Espolón oeste del Bazillac que escalé en 1976 con Jesús Bernal y Amador Coscolla.

Descendiendo por el lado norte del Dedo, arropado por la bandera de nuestro hermoso país de mares y montañas, España.

Quienes amamos nuestra patria, la tierra de nuestros padres, sentimos inquietud por los acontecimientos que estamos viviendo. Zorros y lirones "de dos patas" nos enfrentan, conspiran y saquean, intentando despedazar esa nación de pueblos que es España. Al contrario que los zorros y lirones, criaturas de la noche pirenaica, estos otros "depredadores" no buscan alimentarse con nuestro pan, galletas, queso o embutidos para saciar el hambre vigorosa que  nos mantiene vivos. Lo que hacen cada día, cada hora y cada minuto, es satisfacer el odio glotón y enfermizo de su torvo corazón.

miércoles, 20 de junio de 2018

CAMPANILES DE IP 2.599 m

Campaniles de Ip, cima sur, 2.599 m. 8 de junio de 2018, lluvia y niebla. Tres horas de aproximación desde Canfranc pueblo (1.055 m). Desde la cola del embalse de Ip hay que remontar un corredor de 40º que conduce al collado entre los campaniles y el Hombro de Punta Escarra. Desde el nevero, peligroso por las rimayas, encaramarse sobre una repisa diagonal de norte a sur inestable y peligrosa (II sup) hasta una corta canal que nos permite alcanzar la cumbre. Creo que sólo José Sierra y yo hemos subido este campanil.

Rimayas "hambrientas"... precaución! Voy solo. Sería muy desagradable caer al fondo de estas cavernas de roca y nieve...

Me quito los crampones y preparo mi material y la cuerda para la trepada al campanil.

En la cima construyo un pequeño hito. He pasado miedo. Piedra suelta, barro, terreno muy roto. Caída mortal, seguro. No lo recomiendo. Al fondo se ve Collarada cuya cara norte escalé en 1975 con Fernando Orús.

He descendido en un rapel de 13 metros, vertical, por la arista norte. He dejado una solida instalación asegurada en dos peñascos. Ahora se está poniendo a llover y no parará hasta Canfranc. La niebla me ha dificultado encontrar la senda al cruzar los neveros pero en el momento que me he percatado que caminaba sobre un abismo he reconocido mi error y trepando un escarpe he encontrado la senda de la Solana cerca de la caseta, cota 2.000 m

Refugio habilitado bajo la presa. Muy bien equipado y con capacidad para 16 personas.


TREINTA AÑOS MÁS TARDE DE MIS ALEGACIONES, LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL EBRO RECHAZA LA CONSTRUCCIÓN DE DOS MINICENTRALES EN ARÁS Y SORROSAL.

Ampliar imagen. Vaya... ya ni me acordaba. Pero mejor así. Estos dos barrancos tienen un reconocido valor ambiental y yo apuesto por el ahorro y la eficiencia energética. Bien por la C.H.E!