domingo, 2 de agosto de 2020

OTAL- AINIELLE-OLIVAN. ORACIÓN A LA VIRGEN DEL SOBREPUERTO

Cruz de Basarán, importante encrucijada de caminos en Sobrepuerto. Tomamos una trocha-pista que desciende hasta el barranco de Forcos. Desde Oliván nos ha costado dos horas y media. Dirección Escartín perdiendo bastante altura. 12 de julio de 2020. Va a ser una hermosa caminata. Ampliar imagen haciendo click.

Barranco de Forcos, desagüe oriental del monte Erata, Pelopín y Manchoya. Sin cruzar el barranco tomamos dirección Otal, hacia el norte. Escartín queda en dirección sur. Aquí hay un refugio metálico inutilizado por las vacas.

El camino sube a Otal paralelo al barranco. Más arriba lo cruza y ya cerca de Otal lo volverá a cruzar. Suave y muy bien trazado. Gana altura en dirección norte. Señales P.R

Abrigo ya cerca de Otal, antes de cruzar este barranco.

Virgen e iglesia de Otal. LLevamos unas cinco horas desde que salimos de Oliván. 1.400 metros de altitud. Una oración a la Virgen para que proteja la salud y la libertad de nuestros niños. Quieren que enfermemos impidiéndonos respirar.

Santa María, madre de Dios, danos fuerza para luchar contra esta tiranía satánica y despiadada. No permitas que nos aparten de la madre Naturaleza y del amor de nuestro señor Jesucristo. Es Satanás que impone su reino de dolor y sufrimiento.


Es hora de tomar la senda de regreso. Bajaremos hacia el oeste y cruzaremos un barranco pequeño para tomar a media ladera en dirección sur oeste.
Senda bien señalizada con marcas blancas y amarillas.


Sendero frondoso y muy suave, sin repechos ni desniveles.

Excepto esta "ripa" muy inclinada que impresiona a algunos.

Haya gigante derribada.

Cruz de Ainielle. Descendemos al oeste hasta Ainielle.

Del extremo oeste de Ainielle un sendero por prados cruza un arroyo y llanea hacia el sur para descender enseguida al valle principal que nos devuelve a Oliván, no sin antes remojarnos con una hermosa tormenta. Serán 34 kilómetros, 1.000 metros de desnivel acumulado y más de nueve horas. Sobrepuerto es Naturaleza pura y salvaje.

jueves, 30 de julio de 2020

FORATATA. VUELTA CIRCULAR AMPLIADA DESDE CORRAL DE LAS MULAS


 Desde el Corral de las Mulas (Formigal) nos dirigimos al norte hacia el pico de L´Ouradé. 10 de julio 2020. Pero empezará a tronar y cambiaremos de planes. Félix y Jesús. Será una vuelta amplia y panorámica.
Cuando nos alejamos va y se abre. Es un precioso pico airoso y elegante.Pero no es fácil de subir por este lado de España.

Esbelta y picuda cumbre del pico L´Ouradé, a la izquierda de la foto. Se ha puesto a tronar, se ha cerrado. Nos hemos ido y al rato  ha despejado. Con Félix daremos una amplia vuelta a la Peña Foratata empezando en el Corral de las Mulas.

Bordeamos por el norte la Foratata. Collado de la izquierda (norte)


Tremendos peñascales y hermosas praderas.

Nos dirigimos hacia esos lomos herbosos.



Pasamos a la cara sur.


Último collado antes de bajar a Formigal.


 Refrescante baño en una balsa natural. Está llena de ranas.




Desde Formigal tomamos la G.R 11


Aprovecha la antigua carretera.



Corral de las Mulas. Cinco horas y media. 15 kilómetros de recorrido. 1.000 metros de desnivel. Al final ya no ha tronado más y tampoco ha llovido.

martes, 28 de julio de 2020

REPOBLACIÓN CON BELLOTAS: ¡NACEN LOS ROBLECITOS!

Julio de 2020: Tiernos roblecitos (Quercus pubescens) han nacido en los bordes del camino que sube a la Cruz de La Pardina. Algunos ya miden 4 centímetros de tallo.


Otros han nacido a rebullos. Habrá que aclararlos.


Un brote de esperanza para restaurar el paisaje de las afueras de Sabiñánigo.



¿Este chiquitín saldrá adelante?

 Noviembre de 2019. Recogemos bellotas del roble de nuestro huerto. Sembraremos más de un centenar.


 Ainielle y Arriel, con su abuela Paquita, siembran todas las bellotas que pueden en los bordes del camino a la Cruz de La Pardina. Chucky, nuestra perrita, nos acompaña.


¡Los nenes se lo pasan en grande!

sábado, 25 de julio de 2020

SOBREPUERTO. RUTA FRANCISCO RAPÚN PORTOLÉS

Antonio Rapún rememora la ruta que su padre, Francisco Rapún Portolés, hacía a caballo. Al fondo Cortillas, en el corazón del Sobrepuerto. Ampliar imágen haciendo click. Atrás del todo la Peña de Cancias. 7 de julio 2020.

Con Toño Rapún (69) hemos arrancado de Sabiñánigo a las 4,00 h camino de Santa Orosia (Sobrepuerto) por la ruta que hacia su padre a caballo como tratante de ganado. Don Francisco Rapún Portolés recorría los caminos por Cortillas, Cillas, Bergua, Ayerbe de Broto, Oto y llegaba a dormir a Broto. Toño y yo hemos intentado seguir senderos, evitando en lo posible las pistas. Algunos tramos recuperados por Enrique Vidania están muy cerrados y la senda se pierde , pinar muy pendiente entre los barrancos de Forcos y La Pera. Tras encontrar un cartelito "Bergua" nos hemos orientado y conseguido llegar. En Casa Vida, Miguel, amigo de Enrique, nos ha invitado a un pequeño vermouth con su esposa. Entre pitos y flautas se nos ha hecho tarde y hemos decidido bajar a Fiscal a pillar el autobús pues por Ayerbe de Broto ya no llegábamos. En total han sido 33 kilómetros, 1.100 metros de desnivel y nueve horas de caminata. Calor al final. El sol, el viejo payaso, nos castiga inmisericorde. Refrigerio y vuelta a casa con AVANZA. El camino  señalizado por Enrique esta intransitable y es peligroso en caso de extravío. Sin embargo resulta fascinante ir descubriéndolo, y agobiante cuando lo pierdes y los arboles resulta que no te dejan ver el bosque. Las pistas son más largas y tediosas, pero allí no se corre ningún riesgo (ruta BTT Pirineos)

07::00 Santa Orosia.


Hemos salido de Sabiñánigo a las 04:00  Cielo despejado.

 Fuente San Cocobá, en la falda del monte Oturia.



 Desvío a Cortillas. Seguimos hacia el este evitando las pistas que se dirigen a Basarán (norte) o Sasa (sur) y tomamos una trocha muy pisoteada por las vacas. La trocha acaba en un abismo boscoso sobre el barranco de Forcos. Un senderito en zig zag baja muy directo. Hay algún hito y perdemos la traza aunque la volvemos a encontrar. Un poco angustioso ese tramo. No hay señal G.P.S ni tampoco cobertura.


 Pinos gigantes en la trocha. El senderito se pierde en un minúsculo prado. Un poco más arriba oblicuamos al sur. Cartel señalando Bergua. La traza, poco marcada se dirige al barranco de La Pera. Encontramos una tubería de captación de agua que dejamos para cruzar La Pera y buscar un senderito minúsculo que sube hacia Bergua. Este tramo es agobiante pues los árboles, literalmente, no dejan ver el bosque.


 Por fin, tras cruzar el barranco de La Pera conectamos con el camino Basarán-Bergua (P.R) y enseguida llegamos a Bergua. Fin de los peligros.


 Miguel (Casa Vida) nos invitará a un vermouth. Gracias amigo.


Desde Bergua hasta Fiscal hay 7 kilómetros y tardaremos hora y media hasta que nos podemos bañar bajo el puente del río Ara. Ahora tomaremos unas raciones y cogeremos el autobús de vuelta a Sabiñánigo. Han sido 33 kilómetros. 1.100 metros de desnivel y nueve horas de caminata inolvidable recordando a Don Francisco Rapún Portolés, el tratante de ganado, padre de Toño.

FRANCISCO RAPÚN PORTOLÉS. EL CABALLERO DE MONREPÓS Y SOBREPUERTO. TRATANTE DE GANADO, POSADERO Y MEDIADOR. UNA PERSONA DE BIEN. DIGNO REPRESENTANTE DEL HOMBRE DEL PIRINEO.



Mira qué foto tan bonita y tan apropiada para este texto he conseguido. Se trata de una foto tomada hace muchos años, en una corrida de toros de Sabiñánigo, celebrada para las fiestas de Santiago. Cuando había eventos taurinos, mi padre salía delante de todo el paseíllo para r a buscar las llaves de los toriles. A esta figura, en mi caso a mi padre, en el argot taurino se le denomina “alguacilillo”.

Ya ves que encima de un caballo, la imagen de mi padre cobraba fuerza,  y estaba tan cómodo como en un sofá. Los caballos eran su vida y su “vehículo” para ir por los pueblos de nuestra tierra haciendo sus tratos ganaderos.

Fue un gran hombre, tremendamente sencillo, que no simple, y un enamorado de los animales y de la naturaleza.

Espero que te guste.

Toño

miércoles, 22 de julio de 2020

FRONDIELLAS 3.071 m. TRAVESÍA ARRIEL-RESPOMUSO

 Glaciar noroeste de las Frondiellas, accesible desde los ibones de Arriel. Está muy helado temprano en la mañana y ya hemos tenido un momento de miedo justo al comienzo de los ibones con un pavoroso nevero con caída al agua. Hemos abandonado la cuenca lacustre y oblicuamos hacia el este en fuerte ascenso, senda e hitos, pasaje rocoso (IIº) Más arriba perdemos los hitos y trepamos barreras rocosos y un corto nevero muy helado y tieso (55º) que nos permite superar un espinazo dándonos acceso al antiguo glaciar bajo la cresta oeste de las Frondiellas. 4 horas desde La Sarra.


 Es un lugar de belleza extrema, no muy difícil pero de cramponaje exigente. Solo para montañeros expertos. Oscar y Jesús. 4 de julio 2020. Ampliar imagen haciendo click.



 Paredones escarpados defienden el acceso a la cresta. No vemos ninguna repisa pero Oscar adivina una chimenea oculta. Será el pasaje clave. Está en el extremo izquierdo (este) y el glaciar se irá empinando ahora un poco más (45º) y necesitaremos los dos piolets. En realidad tenemos la vira justo encima, pero no la vemos.




 Helado como una piedra (55º) accedemos a la chimenea (IIIº)


Oscar me informa de que ya no hay dificultades. Le sigo.


Arista divisoria entre dos cuencas glaciares oeste y norte, una vez subí por la norte tras descender el Balaitous, partiendo un poco más abajo del abrigo André Michaud.


 Selfie al revés. Frondiellas 3.71 m. Cinco horas y media desde La Sarra. 


Descendemos por el corredor sur (50º) con la nieve calentada por el sol, el viejo payaso, que pega fuerte. Se nos hace zueco en los crampones y el descenso es largo y peligroso.

Las dificultades se acaban y perdemos altura bajo los esbeltos agujones del espinazo Le Bondidier hasta el coqueto ibón de las Frondiellas donde nos quitaremos los crampones. Descender recto junto al torrente desaguador y cuando sea posible oblicuar hacia el oeste entre rocas pinos. Canales herbosas nos llevarán al camino horizontal Respomuso-Arriel y enseguida, más abajo, al camino del Aguas Limpias hasta La Sarra. En total serán unas diez horas. ¡Inolvidable!