sábado, 22 de octubre de 2016

SUEÑO VERTICAL. "ABRAZO AL VACÍO". MEDIOCRIDAD Y TALADRO EN LOS ABISMOS DE PEÑA RUABA

En 1961 Rafael Montaner y José Antonio Bescos escalaron el Diedro Nordeste de la Peña Ruaba (línea roja) con un vivac en pared y otro en la cumbre. En 1977, una cordada compuesta por Jesús Bernal, Amador Coscolla, Fernando Orús y Jesús Vallés, y tal vez otro escalador más cuyo nombre no recuerdo, consiguimos la primera repetición. Esta segunda ascensión se desarrolló con mayor rapidez, y a pesar de no encontrar colocada ni una sola clavija solo nos costó siete horas. 


 Gran Diedro de Peña Rueba, escalado en 1961 y 1977 (línea roja). Se desconoce si ha tenido alguna otra repetición. Unos 50 metros a la izquierda (sur) del Gran Diedro se yergue un pilier bastante marcado y definido. Este filo bastante erguido y que se interrumpe a dos tercios de su altura, ya fué escalado en los años 70 por cordadas madrileñas a pesar de no finalizar la parte final (Rodolfo Assas, Santiago Hernández, y otros). Esto no impidió a los taladradores oportunistas de Sendero Límite  perforar e instalar su itinerario de bajo riesgo al que pomposamente denominaron "Espolón del Gállego" (ver foto de arriba), que por su civilizada exposición ha tenido un gran éxito entre los escaladores actuales, poco amigos del aseguramiento precario y del pitonaje improvisado.
 Los primeros cien metros del Gran Diedro de Peña Ruaba nos ofrecieron una seria resistencia, (A2/ V sup). Al alcanzar la fisura de sabinas en extraplomo la progresión deja de ser peligrosa pues estos arbolitos constituyen un estupendo seguro (60 metros, V, mantenido). Más arriba el fondo del diedro se hace terroso y musgoso pero es posible alcanzar, a la derecha, el espolón norte en una sencilla escalada de IVº hasta la cumbre. En mi opinión la vía original del Gran Diedro de Peña Ruaba es una gran ruta de 300 metros, con dificultad global de A2 y V superior, que exige gran destreza en el pitonaje y un sólido habito en la precariedad y la exposición. Por eso algunos grandes escaladores han fracasado en este itinerario que yo compararía en dificultad con la Vía de Verano al mallo Pisón.
"Abrazo al vacío" de los pretenciosos "Sueño Vertical" es un "building" (instalación de parabolts) artificiosa y artificial, carente de lógica en su línea caprichosa por una pared que sería imposible de escalar sin el taladro industrial. "Abrazo al vacío" constituye una agresión a la Peña Ruaba por parte de unos tipos que escalan más lentos que el caballo del malo en las películas, según acreditan ellos mismos al relatar que les ha costado "varios días" de perseverante "trabajo" dejar lista para el consumidor, como una especie de "pret a porter", su "nueva" vía..
En 1977 escalamos esa pared en siete horas. 39 años más tarde, apuesto que Sueño Vertical ha invertido como mínimo siete días. Esa es la evolución de la escalada hoy en día. Se impone la mediocridad perseverante, la constancia taladrante, el parabolt dominante, frente al estilo clásico de antaño:  escalar rápido,  listo y ligero. 

Con esta nueva construcción, el infame equipo de Jesús Sánchez continúa arruinando el patrimonio histórico de la escalada en Aragón. Vías geniales, espléndidas, de ambiente y compromiso, (cara norte del Águila, Vía Ursi, etc..) que nos legaron nuestros pioneros, están siendo trilladas de chatarra, despojadas de su severidad y exposición, convertidas por el taladro industrial en un parque de aventura vertical. Seguro que pronto la F.A.M le concederá algún premio a "Sueño Vertical".
Al tiempo..


 
HAYEDO DE OTURIA, TREINTA ANIVERSARIO DE SER SALVADO DE LA TALA PARA CONVERTIRLO EN CARBÓN VEGETAL




ESTAMOS EN OTOÑO: ¿A QUÉ ESPERAS PARA PONERTE A SEMBRAR BELLOTAS DE ROBLE Y ENCINA?


 En nuestras salidas al campo podemos recolectar algunas bellotas, ya sean de roble o encina, y sembrarlas en la linde de un sendero desarbolado o cualquier terreno baldío que no vaya a ser ya cultivado. Será suficiente con enterrarlas dos o tres centímetros y cubrirlas con un poco de tierra y hojarasca. Las lluvias harán el resto y algunas bellotas germinarán y enrraizarán poblandose estos lugares con jovencitos "quercus".

 En el norte de la provincia de Huesca podemos encontrar  hermosos robledares (cajicares) con más de 500 años de edad. Los paisanos han sabido hacer un juicioso aprovechamiento de estos bosques realizando podas cuidadosas para obtener leña y destinando esas dehesas al apacentamientos de vacas y bueyes de labranza. En la foto podemos apreciar uno de estos viejos robles, finca "La Liena" (Javierre del Obispo)

15 comentarios:

  1. He llegado hace poco a tus polémicas y solo quería decirte que me pareces extraordinariamente cansino. Das la sensación de querer decir que si no disfrutas con un riesgo real de accidente grave ya no mereces escalar. Bienvenido al mundo. Hoy hay muchos escaladores encantados de serlo y sin ningún interés por dejar el mundo estúpidamente. Deja de dar lecciones de falsa ética y disfruta de la vida sin enfadarte tanto, hombre.
    José Luis.

    ResponderEliminar
  2. El problema es que vuestro afán equipador (taladrador) es infinito, pero las paredes rocosas son limitadas. "Sueño Vertical" ha instalado otro building, que no escalada, en la Foratata. Simpático peñasco, allí van los que no se atreven con el Ossau. Si las paredes naturales os dan miedo, quedaros en los rocódromos. Esa es vuestra opción.

    ResponderEliminar
  3. Jose Luis, te sugiero una solucion mas adecuada: Aprende a colocar fisureros y friends, puentes de roca y tambien a clavar algun clavo. Descubriras que lo mas hermoso y gratificante de la escalada es conseguir proteger tu progresion. Entonces descubriras que Sendero Limite y Sueño Vertical te estan robando las mejores emociones, las mas gratas sensaciones. Con sus artilugios a baterias, con su ferralla y sus parabolts, impiden que consigas llegar a ser un experto escalador. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pero si no te subes a una banqueta Jesus. Un saludo Eduardo

    ResponderEliminar
  5. No te creas chaval. Aún me subo a algún pedrusco que otro. Hace quince días escalé el Espolón norte del Petit Vignemale, y hace un mes, he escalado la arista este del Pic Soumcouy (Darriere 1950), que en 68 años sólo contaba con una repetición, la de Francois Carrafancq, el guía de Lescun (Spigolo de Ansabere en solitario integral)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo con lo expuesto en este post. Una pena la taladritis y la destrucción del patrimonio de los escaladores de verdad.

    ResponderEliminar
  14. Voy a cumplir 54 años y llevo 30 escalando de todo. He subido cientos de vías de autoprotección: sé muy bien lo que se disfruta (y lo que se sufre). Esta eterna discusión de los "puristas" es cansina y la tenéis perdida: sois "4 gatos" y, como a mí, nos quedan 4 telediarios... Las vías de Sendero Límite y Sueño vertical me gustan: qué pasa! No me molesta saltarme chapas que no necesito: que no dan calambre! No me molesta que haya gente acerando en 6a: me alegro de que ellos también puedan disfrutar de un paredón! Me gusta poder subir vías de 300-400m en 3-4 horas y volver a comer a casa como si hubiera salido a comprar el pan. Quedan miles y miles de vías en las que seguir metiendo cacharritos. Y por saber meterlos no me creo un "escalador de verdad". He llegado a este blog buscando croquis y comentarios a Abrazo al vacío. Tiene buena pinta, mantenida y con sombra para ir en pleno agosto. La voy a disfrutar y lo siento por los que no sois capaces de hacerlo

    ResponderEliminar
  15. Señor KOL, "Abrazo al Vacío", esa ristra de parabolts, no me interesa lo más mínimo. Yo ya escalé en su día, y en el día, el Diedro Nordeste de Peña Rueba.

    ResponderEliminar