lunes, 4 de junio de 2018

GRATAL 1.550 m. RUTA POR EL SUR

26 de abril del 2018. Hemos salido de Nueno por una pista hacia el oeste que bordea por el sur la falda de la Peña Gratal. Pasamos por la urbanización Parque de Guara y dejamos a la derecha el sendero balizado "Gorgas de San Julián". Más adelante cruzamos un barranco  y proseguimos hacia el oeste por la pista, más o menos llana. Aproximadamente a 3 kilómetros de Nueno (50 minutos de marcha), sale una pista recta hacia el norte, a las parideras de Bernazal, naves agrícolas. Seguir hacia arriba en fuerte pendiente y con tendencia hacia el oeste, siempre por la pista, pasando a la otra vertiente. Encontraremos un sendero amojonado en diagonal hacia la izquierda que se dirige en dirección a las murallas de la Peña Gratal (foto) y luego gana un importante collado. Seguir la pista hacia el norte atentos a un sendero amojonado que sale hacia arriba y a la izquierda, ganando altura hasta situarnos en la vertiente norte del torreón final de la Peña Gratal.

Este sendero es ahora angosto y empinado (foto) y en 30 minutos nos deposita en la cima de la Peña Gratal. 3 horas desde Nueno.

Vistas hacia el sur, llanada de Huesca.

Vistas hacia el este, Sierra de Guara. Esta ruta desde el sur es más corta que la que viene de Arguís o desde Nueno por el Collado de las Calmas. Todas ellas son hermosas e interesantes y se pueden combinar para realizar una agradable y esforzada excursión circular.



1 comentario:

  1. En febrero pasado fuimos a subir a la Peña Gratal y nos perdimos al tomar un desvío que, lejos de llevarnos a nuestro objetivo, nos adentró en el bosque, teniendo que ascender unos cuantos kilómetros a través de árboles, ramaje, maleza y erizones, para ir a ninguna parte. Esta vez sí, esta vez tomamos el desvío adecuado, y pudimos hacer una excursión muy apañada y entretenida. Las vistas desde la cumbre de Gratal valen la pena. Hacia el norte el Pirineo y hacia el sur la enorme planicie de la Hoya de Huesca. El descenso lo hicimos a buen ritmo y en un barranco que cruza la pista nos dimos un baño muy gratificante para el cuerpo y para relajar los músculos.

    Subir a Gratal es una excursión que está muy a mano y que puede solucionar una mañana de ejercicio cuando no se tiene tiempo para hacer algo de más enjundia.

    Toño Rapún - Sabiñánigo

    ResponderEliminar