martes, 30 de octubre de 2018

ALTITUDE RIDES: ALEGACIÓN ANTE EL INSTITUTO ARAGONÉS DE GESTIÓN AMBIENTAL, INAGA


INSTITUTO ARAGONÉS DE LA GESTIÓN AMBIENTAL. INAGA
Gobierno de Aragón
Edificio Pignatelli
50071 Zaragoza

Asunto: PRESENTANDO ALEGACIÓN CONTRA LA SOLICITUD DE VUELOS TURÍSTICOS EN HELICÓPTERO DE LA EMPRESA ALTITUDE RIDES EN LOS PIRINEOS. PERJUICIO AL TURISMO PIRINEÍSTA Y DE NATURALEZA

Los vuelos del helicóptero perturban y atruenan la tranquilidad de los espacios pirenaicos molestando a la fauna y a los montañeros y senderistas que vienen al Pirineo en busca de los grandes espacios de aislamiento y soledad que todavía ofrecen nuestra cordillera.
Vivos y salvajes, los Pirineos son de modestas dimensiones y altitud. Cordillera estrecha, frágil  y delicada, sometida a una presión que va en aumento por las infraestructuras, carreteras, estaciones de esquí y pistas forestales utilizadas cada vez más por vehículos todo terreno,  ajenos a los usos forestales y ganaderos.
ALTITUDE RIDES comporta una actividad económica irrelevante e insignificante pero en cambio su impacto es muy perjudicial y puede provocar el rechazo entre los visitantes y turistas que buscan adentrarse en nuestras montañas para escuchar los sonidos de la Naturaleza y no la agresiva trepidación sonora del helicóptero.
Solicitamos al INAGA que prohíba estos vuelos ofertados por esos oportunistas espabilados y su fea y grosera codicia.

En Huesca a 8 de octubre del 2018
Jesús Vallés Gracia
Asociación Pirineos Wilderness
Inscrita en el registro de Aragón. 01-H-1231/2010

jueves, 25 de octubre de 2018

SENDERO RIGLOS-MURILLO DE GÁLLEGO

Del pueblo de Riglos hemos de descender pasando junto a un olivar milenario, el más antiguo que puede encontrarse en Huesca. En el apeadero del tren ya encontramos las señales que indican el camino a Murillo de Gállego.

Es una pista de tierra, opción poco afortunada de escasa belleza. Muy expuesta al sol y al viento.
Justamente ahora pasa un tren en dirección a Jaca.

Tramo de sendero bonito y pintoresco. Dejaremos a la izquierda una bifurcación dirección Concilio. Vamos bajando.

Un equipamiento rustico, peldaños de madera. Agradable.

El puente, pasarela, es magnífico. Río Gállego de bellos reflejos azulados y verdes pero contaminado e inservible para abastecimiento de personas y animales. Es la herencia maldita del lindano.

Murillo de Gállego pertenece a la provincia de Zaragoza. Construcción dominante en piedra de sillería. Este arco podría ser revelador de una antigua sinagoga...
Mirador del Reino de los Mallos. Hermosa comarca. Ahora volveremos por el mismo camino hasta Riglos invirtiendo una hora aproximadamente.

Comida en la chopera.

Reunión anual de los Escaladores Veteranos de Aragón.

sábado, 20 de octubre de 2018

LA MUNIA 3.133 m Y PICO ROBIÑERA 3.002 m

Collado de La Munia. Al fondo los ibones y el pico Robiñera. Hemos comenzado a caminar encima de Chisagüés, en la explanada de la borda Bruned, a 1.630 m. Debajo del collado bien al sol y a resguardo del viento se quedan atados nuestros perros Chiqui y Chucky.

Cresta de La Munia. Danielle y Marisa contentas por estar aquí, en el corazón del Pirineo central. Hay un francés, Patrick, dubitativo, va solo y no se atreve a subir. Lo agregamos a nuestro grupo.

Paso del Gato, o también de la "babosa". Marisa y Danielle disfrutan.

Cresta fácil con sólidos agarres. Al fondo macizo de Monte Perdido, Marboré y Astazous.  Alcanzamos la cumbre en un día frío con viento del norte. Nieblas gélidas en la vertiente francesa. La Munia es el pico más notable del Pirineo según el conde Russell. Es un nudo de aristas donde convergen cinco valles o circos: Troumouse y Baroude en Francia. Barrosa, Chisagüés y Pineta en España.

Desde la Borda Bruned (1.630 m) hasta la cima hay unos 1.500 metros de desnivel. Hemos invertido un poco más de cinco horas. Aconsejamos a los montañeros que no acampen ni estacionen sus vehículos en Pietramula para evitar la creciente degradación que soporta este  bello rincón del Pirineo.


LLegada a la cumbre. Abajo los ibones de La Munia.

Descendemos rápidamente asegurando en el Paso del Gato.

Unas losas justo antes de llegar al collado de La Munia. No son difíciles pero pueden estar resbaladizas o heladas pues están orientadas al norte. Más abajo están los perritos atados y nos despedimos del montañero francés que pasa sus vacaciones vivaqueando en su coche a 1.900 metros, en la plana de Pietramula.

Hemos dejado casi todo el peso en el Collado de Las Puertas (2.500 m) y subimos de tirón a la Punta Robiñera. Será una hora y 15 minutos para esos 500 metros de desnivel.

Marisa y Danielle en la cresta final.


Los perritos Chiqui y Chucky han subido de maravilla.

Pico de Robiñera 3.002 m, al fondo La Munia. Ha sido una jornada intensa y bien aprovechada con dos soberbias cumbres. Hemos comenzado a caminar más abajo de Pietramula para darle más desnivel y dureza a nuestro entrenamiento pirenaico. Marisa está en buena condición física y Danielle no se queda atrás a pesar de que es su primer día de vacaciones y llevaba unos meses sin salir a la montaña. Muy bien chicas.

lunes, 15 de octubre de 2018

PICO PALAS 2.974 m


21/22 de septiembre 2018. Desde La Sarra (1.400 m), encima de  Sallent de Gállego, hemos caminado casi tres horas hasta el más alto de los ibones de Arriel, 2.200 m. La temperatura ha sido agradable y hemos vivaqueado sin tienda de campaña. El hornillo es muy de agradecer para preparar la cena y el desayuno. Temprano a la mañana salimos hacia el Palas por la ruta Ledormeur, la más sencilla (II) siguiendo los hitos y trazas bordeando por la izquierda un farallón vertical. Al llegar a la base de la cara sur seguir una vira en diagonal de izquierda a derecha, más sencilla que la canal indicada con marcas rojas. Se sale a una terraza horizontal y volviendo hacia la izquierda nos introducimos en la acogedora y sencilla chimenea Ledormeur.

Al principio es un poco vertical pero con un anclaje de seguro y buenos agarres.

Luego ya se hace muy fácil y pronto salimos a un hombro donde arranca un senderito de tierra, hierba y bloques inestables que requiere atención. La traza pasa a la vertiente oeste, sobre los lagos de Arremoulit y por una canal se alcanza la cima del Palas. Tres horas desde los ibones de Arriel, seis horas desde La Sarra. Unos diez metros a la izquierda de la ruta hemos encontrado excrementos de la perdiz nival. Ayer, en el barranco de Arriel vimos un tritón pirenaico. Es una buena noticia constatar que los Pirineos todavía están vivos a pesar de que este sector no está "protegido" y no es parque natural. Ampliar las imágenes haciendo click.

Al fondo el Balaitous, la Torre Cadier y las Frondiellas.


Montañeros catalanes han subido por la arista de los Geodésicos desde Arremoulit.


Con Eduardo Viñuales, naturalista, escritor y fotógrafo de naturaleza.


De bajada me doy un baño en las no demasiado frías aguas del ibón superior de Arriel. Nuestra perrita Chucky se quedó atada al pie de la cara sur. Los tres descendemos al valle tras recoger nuestro equipo. Necesitamos casi tres horas para el descenso hasta La Sarra.

miércoles, 10 de octubre de 2018

PEÑA DE LOS MOROS (VALDEPLATA)

La Peña de los Moros se encuentra en la margen izquierda del Cañón de Valdeplata (Calcena) y hemos llegado desde el pueblo de Talamantes por el Collado del Campo. 16 de septiembre de 2018. Ampliar foto haciendo click. En la cara norte (en sombra) se encuentra una pared restos de una paridera y una pequeña vaguada herbosa bastante inclinada. Un escarpe empinado de quince metros de altura ofrece una debilidad por una repisa de derecha a izquierda (III sup) que hemos equipado con una cuerda fija reciclada, asegurada con tres clavijas. Las vistas sobre el Cañón de Valdeplata son de gran belleza y perspectiva. Hemos erigido un hito en la cima. No apreciamos ningún resto ni vestigio humano. Enfrente, en los acantilados de la Plana de Valdeascones, los buitres calientan su cuerpo antes de echar a volar.

Al este de la Peña de los Moros se encuentra el barranco de Valdepino con sus formas erosionadas y atormentadas de color ocre y violeta. Un laberinto geológico de fuerte belleza cromática en unos relieves tan escarpados como endebles. Esas formaciones se rompen y desmenuzan con la mano pues están compuestas por margas que un ocasional bloque rocoso ha preservado de la erosión. La zona bien se merece un día de caminata y trepadas por esta fascinante Cara Oculta del Moncayo.

Regresando a Talamantes con el Moncayo al fondo. Han sido casi ocho horas de excursión dura y exigente. El calor y los mosquitos imponen su ley. El agua de la cantimplora se me acabó antes de lo previsto y los pequeños arroyuelos no son de confianza. Por suerte Javier y José llevaban una buena provisión de líquido.

viernes, 5 de octubre de 2018

VENTANA DE COLLARADA, LA MÁS GRANDE DEL PIRINEO

El conde Russell dejó escrito que "a través de la ventana de Collarada se ve el ibón de Ip y las nubes que pasan". Jean Arlaud aseguró que "no hay otra igual en todo el Pirineo". Ampliar foto haciendo click.

La Ventana de Collarada está justo al norte del pico Collaradeta. Hay que acercarse a la cresta sobre el ibón de Ip y entonces la descubrimos. Una maravilla geológica de la Naturaleza. Ha sido una ruta circular muy larga. Hemos salido de Acumuer por el Valle del Aurin y nos hemos desviado hasta el Collado de La Espata. Por la ruta de "La Puyada" hemos llegado al Collado de Ip y a la cima del Collarada. Después atravesamos hacia el este y llegamos por fin a la famosa ventana. (siete horas desde Acumuer). Proseguir hacia el este, karst de Peña Nevera y descender al ibón de Bucuesa por la Brecha Somola Alta y el Corral Blanco, bajo los Cuchillares de Bucuesa. Bordeando el ibón por el oeste cogemos la Canal de Güerrio y el Circo de Canals. Más abajo está la pista para regresar a Acumuer. Han sido 12 horas, 34 kilómetros y unos 2.200 metros de desnivel acumulado.

Jean y Pierre Ravier han explorado, y escalado, estas sierras calcáreas. La ventana de Collarada no les pasó desapercibida. Personalmente siempre me ha parecido demasiado expuesto y arriesgado subir justo encima sin la seguridad de una cuerda ya que por ambos extremos, el acceso al arco presenta dificultades y el riesgo de morir despeñado.