sábado, 15 de septiembre de 2018

ORDESA Y MONTE PERDIDO: TURISTAS, MARMOTAS Y POCO MÁS. LA AGONIA DE UN ESPACIO NATURAL


Extinguido


Extinguido


Extinguido



Extinguido

Extinguido


ORDESA Y MONTE PERDIDO, CEMENTERIO DE LA FAUNA PIRENAICA
Lobo, lince, oso, bucardo y urogallo se han extinguido en el dominio pirenaico conocido como Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. 50 años de gestión politizada e incompetente han propiciado la desaparición de las especies emblema de la cordillera pirenaica, los indicadores de la salud ambiental, el marchamo que acredita la vitalidad de la naturaleza. La UNESCO debería retirar de inmediato el pomposo galardón de "Patrimonio Mundial" a la vista del fracaso colectivo y la inacción manifiesta de los profesionales, funcionarios, alcaldes y concejales que han gestionado este espacio natural, más preocupados en construir nuevas carreteras, electrificación de pueblos abandonados o construcción de estaciones de esquí antes que detener el proceso de extinción de la fauna salvaje. Ordesa es ahora un ecosistema muerto, desvitalizado e inerte. Los ganaderos han ganado la batalla, sus vacas y ovejas ya no corren ningún peligro. Modesto Pascau llevará la electricidad a sus amigos de Revilla y los agentes y bomberos forestales continuarán con sus labores de vigilancia, aclareo y mantenimiento de unos bosques vacíos, huérfanos de la fauna, sin cantaderos de urogallo, sin troncos con pelos dejados por el oso cuando se arrasca, sin el aullido del lobo, el lince sigiloso o el bucardo pensativo encaramado en los peñascos.


Pietramula 2.000 m. Parking y zona de acampada improvisada. Esta es la gestión miserable y vergonzosa del ayuntamiento de Bielsa.


Mucho peor todavía. Parking y zona de pernoctación para furgonetas en Col des Tentes, 2.190 m en Gavarnie.  La deficitaria estación de Gedre-Gavarnie genera un déficit de dos millones de euros al año, pero la carretera es utilizada por los turistas y montañeros para masificar y degradar la vertiente norte del Taillón y la Brecha de Roland. Páginas webs como PIRINEOS 3000 y diversas guías de montaña fomentan el acceso en vehículo para eludir la ascensión a pie.




lunes, 10 de septiembre de 2018

PIC TROIS CONSEILLERS 3.032 m. FACE NORD EST. PRIMERA ASCENSIÓN ESPAÑOLA

22 de agosto 2018, 09:00 h, estamos llegando al pie de la cara nordeste del Pic des Trois Conseillers, (Defos de Rau y Henri Ferbos 1947) en trazo rojo. Ampliar imagen haciendo clik. Juan Fran y Alberto, mis compañeros.

Esta es la ruta que ha escogido Alberto, que coincide con la descripción de la web camptocamp. La primera chimenea (IV y IV sup) parece poder evitarse pasando más a la izquierda. Esa sería la ruta original y la que reseña Pascal Ravier en su guía de escaladas.


En rojo la ruta que hemos seguido. Tramo en azul, pasaje original.


No hemos necesitado los crampones pero sí el piolet para superar el nevero de la base. Nos encordamos y salimos en ensemble por una marcada vira diagonal con buenos agarres (II y III)

Alberto escoge esta chimenea vertical sin explorar un paso más a la izquierda, donde el escalón presenta una debilidad. Son unos 30 metros muy verticales en diedro primero y en chimenea después (IV inf y corto paso de IV sup)

Resalte sencillo de placas blancas muy compactas (II y III)

Juan Fran. Remontamos así unos 40 metros hasta llegar al pie de un resalte bastante vertical.

Alberto hace un quiebro primero a la izquierda por una repisa herbosa (III) y luego recto, muro compacto y presas pequeñas y finalmente a la derecha (IV sup), es el tramo más difícil de toda la vía, pero Alberto lo ha sabido proteger muy bien con friends y empotradores.

Después del resalte el terreno era aparentemente fácil, con algo de hierba, (II y III) y Juan Fran se ha sujetado en un bloque que al desprenderse lo ha proyectado al vacío cayendo casi dos metros hasta quedar colgado de la cuerda. Por suerte Alberto ha sujetado con firmeza. Hubieramos podido sufrir un accidente de fatales consecuencias. Superado el susto alcanzamos un circo empinado y Alberto encuentra la bonita chimenea de salida, en buena roca, sólida y con excelente adherencia. Son los 30 metros más bonitos de la ruta. Un fisurero ha quedado en la parte alta. Imposible sacarlo. Dificultad: IV mantenido.

En el último sector, finalizada la chimenea, Alberto escogió trepar la cresta justo al lado, subiendo a la derecha. Hemos tenido otra caída exáctamente igual a la anterior. Juan Fran ha caído más de dos metros, vuelto al vacío, al agarrarse a un montón de bloques inestables que me han pasado rozando. Está vez he pensado que nos íbamos a matar los tres, pero Juan Fran se ha quedado colgando otra vez de la cuerda milagrosamente. Alberto y el rozamiento de la cuerda han evitado el desastre. Solo se me ocurre pensar que la montaña en su infinita compasión perdonó nuestros errores.

Agradecemos ahora, a salvo ya, el trato amable y delicado con que este soberbio pico del Pirineo central nos ha obsequiado. La tormenta va a llegar y acabaremos empapados. Admiración por aquellos valientes, y rudos, pioneros, los hermanos Defós de Rau y Henri Ferbos que tan atrevidas rutas abrieron durante la década de los años cuarenta. Una vez llegados a Cap de Long, diez horas más tarde de nuestra salida, encontramos al guía Pascal Ravier. Nos informa que la cara nordeste del Pic des Trois Conseillers apenas ha sido repetida en casi setenta años. Según Pascal Ravier nosotros somos los primeros españoles que lo consiguen.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

PUNTA DEL ÁGUILA 2.681 m. CIRCO DE IP

Ampliar foto haciendo click. Punta Águila 2.681 m, en el Circo de Ip, entre los Campaniles de Ip y la Pala de Bucuesa. En rojo ruta seguida en el ascenso (III y II), en discontinuo bajada fácil y dos rápeles al final.

Mi compañero Antonio Megía, recién recuperado de un accidente de montaña, y los montañeros vitorianos Moli y Ana que hoy van a la Punta Escarra.

Bonitos pasajes en la vira diagonal que permite alcanzar la cresta norte.


Cresta cimera, a caballo sobre el Valle de Tena y el Valle del Aragón.

Bonita sección con buenas presas.

Último paso antes de la cima (III) Algunas cintas y fisureros son suficientes para asegurar.

Antonio Megía (41) Al fondo Punta Escarra. Se encuentra prácticamente recuperado de su golpetazo en el Palas.

Jesús Vallés (62) con la Pala de Bucuesa detrás. Puede apreciarse parcialmente la cara oeste que escalé en 1977 con mi hermano Enrique.


Embalse de Ip y Collarada. En 1975 escalé la imponente cara norte con Fernando Orús, mi compañero del Instituto Goya de Zaragoza.



Hemos dejado instalados dos rápeles para descender el empinado zócalo de la base de esta montaña poco conocida.




ANTONIO MEGÍA. ACCIDENTE EN EL PALAS. ¿QUÉ QUEDA DE LA SOLIDARIDAD MONTAÑERA?
A principio de verano nuestro amigo Antonio Megía sufrió un accidente de montaña y tuvo que ser hospitalizado durante cuatro días y coger la baja laboral durante más de un mes. Antonio conserva un recuerdo agridulce -sin rencor hacia la montaña, el pico Palas- pero amargo de los dos montañeros que estaban con él cuando tuvo el percance.
Resulta que Antonio dejó a su perro Rocky bien atadito en lo alto del nevero, al pie de las rocas de la cara sur del Palas. Arriba, cerca de la chimenea, Antonio alcanza a un par de montañeros que dudaban por donde seguir. Antonio se pone en cabeza y pronto los tres llegan a la cumbre.
Es en el descenso por las pendientes de roca inestable cuando al apoyarse Antonio sobre un bloque granítico todo se pone en marcha y Antonio cae unos metros al tiempo que el bloque impacta en su costado izquierdo. Le ha roto cuatro costillas y Antonio siente un dolor agudo en la zona del bazo. Los dos montañeros enmudecen y quedan paralizados pero Antonio se sobrepone al intenso dolor e instala el rápel para descender la chimenea Ledormeur. Abajo está Rocky esperando a su amo. Antonio lo desata y los cuatro atraviesan el nevero y alcanzan el camino que contornea los ibones de Arriel. Es entonces cuando los dos montañeros  le dicen a Antonio "bueno, nosotros vamos marchando poco a poco..." y lo dejan allí dolorido, acompañado únicamente por su perro. Los barrancos bajan muy crecidos y necesitará casi seis horas para llegar a La Sarra y posteriormente al centro médico de Sabiñánigo donde se dispondrá su hospitalización.


MI REFLEXIÓN PERSONAL
=======================
¿Os parece bien la decisión de los dos montañeros abandonando a su suerte a Antonio?
¿Qué pasa si se le produce una hemorragia interna o simplemente se desvanece?
En mi opinión los dos montañeros demostraron indiferencia e insolidaridad pues tanto a la subida como en el descenso Antonio los había ayudado a ellos.
Destacar también el coraje de nuestro amigo que consiguió bajar él solo por sus propios medios, sin solicitar la intervención del helicóptero de rescate.

jueves, 30 de agosto de 2018

GANADERÍA EXTENSIVA : MUCHA PALABRERÍA PERO ESCASA SENSIBILIDAD AMBIENTAL

Vallados y más vallados por todos los espacios naturales, fragmentando el territorio e impidiendo el paso a personas y animales. Con frecuencia encontramos viejos vallados de alambre de espino derribados por la nieve y el viento, deteriorando el entorno natural.


Punta LLerga (Saravillo) liberación de un joven sarrio condenado a morir enganchado en una valla ganadera absurda e inútil. Dos años más tarde, un grupo de montañeros encuentra otro sarrio, esta vez casi moribundo, enganchado en el mismo sitio. ¿Les importa esto a los ganaderos? Parece que no.


La presencia de rebaños atrae a los insectos parásitos, tábanos, piojos, pulgas y garrapatas. En general, el entorno frecuentado por rebaños es un hábitat ideal para los insectos chupasangre.
Algunos pastores, en ocasiones, arrojan restos de tratamientos sanitarios, botes vacíos de desinfectantes, como si el monte fuera un vertedero.


25 de julio de 2018. Ibón de Sabocos (Panticosa), un caballo está siendo devorado vivo por las moscas. Los propietarios tan apenas suben a revisar a sus ganados. Por supuesto que si contratan a algún pastor será un inmigrante para pagarle un sueldo de miseria sin fiestas ni vacaciones. Un mundillo cutre y deprimente que con una enorme desfachatez se proclama "defensores del medio ambiente" y exige que el oso y el lobo sean capturados, trasladados o eliminados. Un joven ganadero de Ansó proclama en el Diario del Alto Aragón que "no pasa nada porque no haya osos en el Pirineo"  El señor Agullana, presidente del parque Possets-Maladetas ha presentado la dimisión en protesta por el tibio posicionamiento del Gobierno de Aragón sobre la presencia del lobo y el oso en la comarca  ¡Encima con chantaje!
Claro, para seguir contaminando el monte y haciendo sufrir a sus ganados...

sábado, 25 de agosto de 2018

PIC LES TOUDES 2.932 m Y PIC MÉCHANT 2.943 m


Cena con nuestro querido y admirado amigo Pierre Ravier. Restaurante ICC de Saint Lary. A punto de cumplir 85 años Pierre se encuentra en buena forma física y goza de un saludable apetito. ¡Muy bien Pierre!
Amanece con neblinas y viento fresco. La hierba chorrea de humedad y la roca veremos. De derecha a izquierda discurre nuestra cresta para hoy 10 de agosto de 2018. Después de ganar el Col des Cintes Blanques (2.702 m, dos horas desde el aparcamiento de Estaragné, 2.070 m) Juan Fran y yo nos encaramamos en la sencilla y divertida cresta sur oeste del Pic Les Toudes. Ampliar las fotos haciendo click. Hemos empezado justo tras pasar el puente del torrente de Estaragné. Al principio el camino hacia el pico Estaragné está bien marcado con hitos, pero lo abandonaremos hacia el sur-este, hacia el Col des Cintes Blanques.

Col des Cintes Blanques 2.702 m. Juan Fran bien abrigado.

La roca se ha secado por la acción del viento. Resaltes cortos y sencillos con buenos rellanos. Hermosos agarres en esquisto de aceptable calidad en general.

Las nieblas se agarran a las montañas de Neouvielle.

Sucesión de resaltes de amable superación y buen aseguramiento (IIIº)

Pic de Les Toudes 2.931 m. Descenderemos después una sencilla cresta que en unos minutos nos deposita en el col del Méchant 2.860 m. Descender una gravera arenosa y por un corredorcito de derrubios oblicuar a la izquierda poniendo pie en una vira diagonal fisurada que permite ganar a la derecha la arista Este del pic Mechant (IIº). Continuar caminando hacia el resalte vertical que defiende la cumbre. Se pasa en diagonal izquierda y luego recto, magníficas presas para las manos y los pies (III inf)

Pic Méchant 2.942 m. Al fondo el macizo del pic Neouvielle. Nos ha costado cuatro horas y media desde la carretera y pasando por el pic de Les Toudes.

La travesía ha sido sencilla e interesante. Ahora descendemos asegurando con la cuerda el destrépe. Permanezco fiel a mi política: cero accidentes.

Resalte bajo la cumbre. Sólido pitón de roca permite asegurarlo fácilmente.

La vira fisurada diagonal que nos conduce al corredorcito de derrubios por el que perdemos altura para remontar ya de nuevo al Col del Méchant. La aseguramos cómodamente pues existen varios pitones de roca muy sólidos.

DESCENSO DEL PIC MÉCHANT: LARGO Y PELIGROSO
Inolvidable pasaje que requiere la máxima atención y que  con lluvia se convertiría en una auténtica trampa que llamaría rápidamente la atención del Hombre de la Guadaña. Son más de 500 metros de desnivel con una pendiente entre 45 y 55 grados por la margen derecha orográfica del corredor. Los hitos, o trazas, constituyen una decisiva ayuda para encontrar los pasos. El riesgo de caída mortal es evidente. La zona de mayor inclinación está al principio. Más abajo cede un poco, pero el peligro se mantiene hasta que ponemos pie en una amplia faja que hemos de recorrer en horizontal hacia el norte. Un corredor de piedras entre los pinos nos devolverá a la carretera, antes del puente del torrente de Estaragné. Calcular entre siete y nueve horas para la travesía circular. No emprender con tiempo dudoso. Terreno engañoso y escarpado con pedrizas, escarpes de roca y fajas herbosas de pendiente muy pronunciada. 

lunes, 20 de agosto de 2018

MODESTO PASCAU PROPONE ELECTRIFICAR EL PARQUE NACIONAL DE ORDESA Y MONTE PERDIDO

Gargantas del sector oriental del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Terreno abrupto, aislado y peligroso, sin población autóctona y uno de los más salvajes de Europa. Pero el presidente del Parque Nacional de Ordesa Modesto Pascau considera urgente tender una línea eléctrica de media tensión (la más letal para las aves) para que los "pobladores" instalados en el pueblo abandonado de Revilla se liberen de la limitante y fastidiosa energía solar fotovoltáica. El pueblo de Revilla nunca tuvo línea eléctrica. Modesto Pascau la pondrá.

Es la peculiar forma de conmemorar el 100 aniversario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Con amigos como este, el parque nacional ya no necesita enemigos.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ya está peligrosamente rodeado de líneas eléctricas. La propuesta del señor Modesto Pascau se perfila como una gravísima amenaza para las aves y el paisaje.

No sabemos qué contactos o intereses puede tener este señor en la electrificación del núcleo, prácticamente abandonado, de Revilla, actualmente dedicado al turismo de aventura y Naturaleza.

La colisión con líneas eléctricas de media tensión es, con diferencia, la causa más frecuente de mortandad de aves rapaces, especialmente las nocturnas.

Ordesa y Monte Perdido necesita cuanto antes al bucardo, al lobo, al lince, al oso y al urogallo. La peor pesadilla, la más grave amenaza es el cuento ese de la "despoblación",  o sea, asfaltar pistas forestales, más váteres, desagües, vertidos fecales sin depurar, tender líneas eléctricas, torres de telefonía y conexión a internet con fibra, no faltaría más. Lo que no ha pedido el señor Pascau, presidente -nadie sabe quien lo ha elegido para ese cargo- del Parque Nacional, es la construcción de las depuradoras de aguas residuales en Bielsa y Torla. Estamos asistiendo a un centenario amable y bobalicón, carente de cualquier autocrítica, con revindicaciones de más contratatos laborales y más equipamientos, todo bien edulcorado con la machacona autocomplacencia repetitiva -ohhh... qué bonito es Ordesa- pero sin ninguna referencia a la verdadera razón de ser del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que no es otra que la conservación de la Naturaleza, y sin bucardos, sin lobos, sin linces, sin oso y sin urogallos, poco, muy poco habría que celebrar y mucho, bastante, que lamentar.