martes, 15 de enero de 2019

SIERRA DE ALGAIRÉN. CIRCULAR CRESTAS

30 de diciembre de 2018, zona recreativa Fuente del Raso muy cerca de Cosuenda (Zaragoza) al pie de la Sierra de Algairén. Ampliar foto haciendo click. 

Tomamos un senderito dirección al pico Valdemadera. Monte de encinas, rusco y robles.


Vegetación espesa, frio en la mañana invernal.


Senda P.R al principio bien indicada pero luego debímos confundirnos.


Bonito Belén de Navidad.


Curro, un simpático "ainzonero", experto pirineísta con mucha ilusión y proyectos.


El senderito nos deja al pie de un peñascal de cuarcitas, cerca de la cresta. Lo trepamos con facilidad. La roca es sólida y con abundantes repisas y agarres. Javier Gracia, otro "ainzonero", correoso y montaráz, ja, ja!


En lo alto de la peña vemos una senda que va por la divisoria de la Sierra de Algairén.


Encrucijada y foto. Pedro, Jorge, Curro, Jesús y José Chiripa, ja, ja!


Pico de Valdemadera, sobre 1.200 m, acesible por pistas. Ciclistas posan amablemente.




Ahora enfilamos hacia el oeste pasando por una atalaya de vigilancia contra incendios, pista y senda. La ruta domina las vaguadas del Sistema Ibérico y las comarcas de La Almunia y Santa Cruz de Río Grío, el pueblo natal de la monja universal Hermana de la Caridad de Santa Ana, Teresa Gimeno, fundadora del colegio Luis Espinal en El Alto, el más importante de Bolivia. De la Sierra de Algairén a los Andes.


Pico del Espino 1.133 m, hermosas vistas sobre el Campo de Cariñena, Moncayo, Sierra Vicort y al norte los Pirineos. El día es luminoso y el sol calienta. Apretamos a correr por una cresta de cuarcitas y encinas, mucho vericueto, trepadilla y cascajal.


 Los hitos marcan la ruta y no se deben perder pues el bosquete de encinas es muy apretado. 

Imponemos un ritmo diligente, la cresta es más larga de lo que parece y ya son las cuatro de la tarde. Hay que apretar y encontrar el camino de bajada sino queremos que nos pille ·el negro" (la noche), ja, ja!

LLegamos a un amplio collado con posible senda hacia Alpartir por el Valle del río Tiermas. Unas vallas metalicas acotolan una explotación cinegética donde la vegetación está radida por las reses hambrientas. El cercado es antiestético y rompe el encanto de nuestra travesía natural. Un sendero desciende al este-nordeste, muy directo, y luego tomamos otro aún más directo hacia nuestra ruta circular que vamos hilvanando por unas pistas hacia el este que permiten un final de la excursión relajado y de gran belleza por la extensión de los espesos y bravíos encinares. El frío se apodera de las vaguadas sombrias y comienza a anochecer. Han sido más de 17 kilómetros, siete horas y cerca de 1.000 metros de desnivel acumulado. Un bonito rompepiernas, un magnífico entrenamiento de montaña para despedir el año 2018.

jueves, 10 de enero de 2019

PICO FENÉS 2.540 m

Del camping Valle de Bujaruelo, 1.250 m, al norte de Torla, cruzar la valla y coger un senderito a un prado con una torreta eléctrica. 50 metros más adelante, hito, un marcado camino se interna en el bosque primero hacia la derecha y luego en fuerte subida por un hayedo hacia la izquierda para cruzar el barranco cuando el bosque desaparece, cota 1.650 m. Ganar altura hacia el suroeste y pronto veremos el pico de Otal y a su izquierda Fenés. 27 de diciembre de 2018. Raúl, Jesús y los perros Vali y Chucky. Nos ponemos los crampones y nos acercamos a la muralla del pico Fenés. La primera brecha es la más evidente y factible. Pendiente de 45/50º y rocas fáciles con una cuerda fija instalada. Ampliar imagen haciendo click.

Es el tramo que ofrece alguna dificultad. No sabemos quien ha instalado esa cuerda que facilita mucho el acceso a la brecha. Los perros suben y bajan sin demasiados titubeos especialmente mi perrita Chucky, ja, ja! qué valiente es!

De la brecha arranca una loma fácil con dos rellanos, más larga de lo que parece. Al fondo los Gabietos y el Taillón. La pendiente se mantiene en 40/45º. Helada puede intimidar en el descenso. 

Antecima del Fenés con la pasmosa "pared lisa" en la cara norte, detrás de Raúl. Descender unos metros y subir la sencilla loma final. Al fondo Peña Otal y sus elegantes corredores y aristas.

Fenés 2.540 m. Cuatro horas desde el Camping. 1.300 metros de desnivel.

La bajada nos llevará menos de tres horas. El Pirineo está casi sin nieve. Un potente anticiclón impide la entrada de las necesarias borrascas. La temperatura es extrañamente elevada. Me he puesto el plumífero y me estoy agobiando. ¿Será cierto lo del cambio climático?

sábado, 5 de enero de 2019

ANEOU, UN SANTUARIO HIDRÁULICO A PRESERVAR. CRESTA FRONTERA. ASTÚN-PORTALET

Pico de Malacara 2.315 m. Ampliar foto haciendo click. 23 de diciembre de 2018. Corredor de la cara oeste que me sirve para encaramarme a la cresta frontera del Aneou. He salido de la estación de esquí de Astún y mi propósito es llegar al Col del Portalet. El corredor se abre y endereza en lo alto, traza en rojo. Son unos 40/50º de pendiente. Está bastante helado y me requiere concentración.



Pic du Midi d´Ossau. De izquierda a derecha: Petit Pic, Grand Pic, Pointe Aragon y Pointe Jean Santé. Lo he ascendido por 24 itinerarios diferentes en las cuatro estaciones del año. Destacaría el espolón norte del Petit Pic (600 m, V/V sup) y la cara sur de la Pointe Aragon (400 m, V/V sup).

La arista es amplia y cómoda de seguir y pronto llego a la Peña Blanca 2.367 m, punto culminante de la cresta frontera entre España y Francia donde nacen los cuatro grandes ríos del Pirineo occidental, un santuario hidráulico que debemos preservar en su estado prístino y natural, libre de infraestructuras turísticas que perjudiquen su soledad.

Pic du Midi d´Ossau en el Parque Nacional del Pirineo Occidental. Me he encontrado a dos jóvenes montañeros de Zaragoza que se están iniciando en el alpinismo y van en dirección opuesta.

La cresta prosigue sin dificultad.

Pic de Aneou, mi próximo objetivo. 

Este tramo de peñascos lo he franqueado por la ladera norte bastante helada. Pic Aneou 2.364 m, último cordón umbilical entre las sierras de Collarada y Partacua y el parque nacional francés. La conexión Astún-Formigal constituiría un desastre ambiental y económico  sin ninguna ventaja para el desarrollo del esquí.

Cortados y escarpes me obligan a descender por la vertiente francesa, pendiente y helada. Pronto me encontraré con los dos jóvenes de Zaragoza y haremos prácticas de autodetención en la nieve. Enseguida llegamos al Portalet. Un vermouth con sus correspondientes torreznos en el bar Willi de Sallént de Gállego pondrán fin a esta interesante jornada en unas atípicas navidades por la muy escasa innivación.

domingo, 30 de diciembre de 2018

CRESTAS DE ASTÚN. PICOS DE MALACARA Y DES MOINES

Ampliar fotos haciendo click. Jueves 20 de diciembre de 2018. Son las 9.30 h cuando me pongo las polainas y los crampones después de tomar un café en una cafetería de Astún. Acabo de llegar en el autobús y voy solo. Mi plan es recorrer la cresta frontera hasta Formigal pero las nubes están agarradas, sin visibilidad y nieva débilmente  con un fuerte viento del oeste. LLevo brújula y GPS pero nunca he recorrido esa sierra entre el Anayet y el Ossau. Mejor hago una ruta circular desde la Raca hasta el Pico des Moines. Serán unos diez kilómetros de aristas con mucha roca aflorando y otras secciones con acumulaciones de nieve sobre todo en el flanco norte.

Según el mapa estoy en el Col de Anayet. La nieve está buena pero los crampones tocan mucha roca. Entiendo porqué no se puede abrir la estación. Remonto la suave subida al Pico Malacara.

Col de Astún. Un esquiador francés, Jean Philipe me hace una foto. El cartel del Parque Nacional me recuerda la amenaza de conectar Astún con Formigal.

La niebla no cesa y la arista se recorta con bellas formas contra las nubes. No hay esquiadores. Soledad y diversos resaltes que supero a veces perdiendo altura por el norte. Hay tramos bastante empinados.

Pico de Astún, sobre 2.250 m. Se empiezan a abrir claros y sigo girando hacia el oeste, en sentido contrario a las agujas del reloj. Descenso pronunciado hasta el Col des Moines por donde he de retornar. Ahora he de superar el torreón final del esbelto y elegante Pic des Moines, escaso de nieve con sus rellanos de roca permo trías rojiza y quebradiza. Ahora ya luce el sol pero hace frío.

Pic des Moines 2.347 m. Al sur Pico Anayet.

Estoy de vuelta, beberé y comeré antes de bajar a la estación de Astún. Serán unos trece kilómetros de ruta, nueve de ellos por aristas sencillas pero bellas y entretenidas. Siete horas y un desnivel acumulado de más de mil metros. Buen entrenamiento y unas bebidas en la cafetería de Paco el malagueño y Fátima la camarera marroquí. Al final se me escapó el bus pero pude pillar el tren en Canfranc. ¡Listo pues!

martes, 25 de diciembre de 2018

GÉSERA-DOLMEN DE IBIRQUE. CIRCULAR DOMINANDO LA GUARGUERA Y LA SIERRA DE GUARA. RIGLOS, PEÑA DON JUSTO Y FISURAS OLVIDADAS



Del pueblo de Gésera en la Guarguera tomar un sendero P.R (blanco y amarillo) en dirección  este, a la derecha cruzando dos barranquillos, el segundo más caudaloso y a veces helado y luego un camino más directo y ascendente que en una media hora nos lleva hasta la pardina de San Esteban. 18 de diciembre de 2018. Toño Rapún y Jesús Vallés. Ampliar imagen haciendo click. Nos acompaña mi perrita Chucky y en San Esteban un perro boxer se une a nuestro equipo.

De San Esteban desechamos una primera pista hacia el este (embarcada en pinar profundo) y dejando el caserío atrás pasamos una barrera y entonces tomamos una pista más alta e importante en dirección este hasta una bifurcación. Tomamos la izquierda (N.E) y llegamos a un collado con una señal muy llamativa que nos invita a abandonar la pista en descenso por roca compacta y luego un hermoso sendero hasta Lasaosa. Por un camino con tubería descendemos al este y salimos a una carreterita embreada. Ahora remontaremos en fuerte ascenso, curva tras curva, durante unos cuatro kilómetros hasta el collado de Nocito con hermosas vistas sobre la Sierra de Guara siempre misteriosa y atractiva.

En el collado de Nocito abandonamos la carreterita embreada y subimos hacia el oeste ahora por una pista de tierra que en unos minutos nos lleva justo debajo del Dolmen de Ibirque (2 horas y media desde Gésera) Lugar telúrico dominando al norte el Pirineo aragonés, Taillón y Brecha de Roldán y al sur el formidable Tozal de Guara de 2.077 m, con sus satélites Fragineto y Cucuruzuelo vestidos de peñascos y bosques oscuros e impenetrables. La pista continúa en dirección oeste llaneando por la cresta divisoria. En una pronunciada curva al sur hay un ensanche y un senderito pleno oeste que comporta un interesante atajo. De nuevo en la pista seguimos al oeste muy atentos pues nos cruzaremos de pronto con la senda G.R que viene de Nocito. Aquí dejaremos la pista y tomaremos la senda ascendiendo al norte durante unos quince minutos. Dominamos la sierra y otra vez tenemos enfrente los Pirineos y el extenso valle de la Guarguera. Seguir los hitos. No perder el camino aquí, sería peligroso.

Descenso de belleza extrema por espolones de roca y senderitos en el bosque. Bajada directa de rellano en rellano, de collado en collado. Al final, una hora más tarde bajamos una plancha compacta de roca lisa y cruzamos un coqueto barranco con pozas para darnos un baño refrescante. En unos quince minutos, por la margen izquierda del cauce llegamos a Gésera. Han sido casi seis horas de bonita y agradecida caminata. Muy recomendable por sus paisajes y ambientes. La Guarguera siempre nos sorprenderá.



MALLOS DE RIGLOS. VÍAS OLVIDADAS Y NUNCA REPETIDAS EN LA PEÑA DON JUSTO.
Peña Don Justo, vía de la cara oeste (rojo), formidable, ruda y atlética escalada en chimenea, fisura y panzas, dificultad en V/V sup. La he recorrido en dos ocasiones, pero ya hace más de 40 años. Creo que cayó en el olvido. En verde la divertida e ingeniosa Vía de los Diedros, más técnica y con un pasaje único en los Mallos de Riglos, el "tubo de los chemequeos" una chimenea subterránea muy angosta para salir a la cima. La dificultad es similar a la cara oeste. La chimenea de entrada, al principio de la vía, es la más profunda e impresionante de los mallos de Riglos, pero se sube bien (IVº)

En rojo la fisura "Carlitos" abierta con Fernando Montserrat, alias el Modorro, el mismo día que fue reinstaurada la monarquía en España con Juan Carlos I. Fisura difícil y peligrosa, V  y VI. A la derecha la "Fisura Laboriosa" que abrí con Fernando Orús (verde) de Vº de dificultad y en mejor roca. No me importa que nadie las haya repetido, no deseo que las "restauren", que es como llaman ahora a coserlas con anclajes parabolt.

jueves, 20 de diciembre de 2018

VÍA VILLAR A LA CARA OESTE DEL FIRE (RIGLOS) TALADRADA POR LOS DESTRUCTORES DEL PATRIMONIO HISTORICO DE LA ESCALADA EN ARAGÓN. LA METEO QUE VIENE DEGRADA LA MONTAÑA DE TENDEÑERA

En 1972, a la edad de 16 años, intenté escalar la cara oeste del mallo Firé por la vía Luis Villar. Me sentía en forma pues acababa de realizar la tercera ascensión de la cara sur-este (Galletas, primera sin vivac) en poco más de cinco horas. Las cosas se torcieron al poco de empezar cuando mi compañero de cordada, Fernando Orús, me hizo saber que se sentía enfermo. Estábamos en el punto donde la vía Villar se separa del espolón y como Fernando  no experimentaba ningún tipo de mejoría decidimos abandonar. En dos rápeles descendimos a la gléra del Fire y nuestro proyecto quedo aparcado pues Fernando hubo de guardar cama durante unos días y tardó un tiempo en recuperar su forma habitual. Aquel intento me permitió explorar esa vertiente salvaje que sólo contaba con tres ascensiones, constatando su severa exposición.
En 1975 ascendí la vía Villar acompañado de Ambrosio García-Izquierdo, Gonzalo Prado, Valentin Asensio y Francis Tomas, tres magníficos escaladores. Lo más difícil fue superar un extraplomo terroso y acceder a una canal lateral, pasaje clave para conectar con la gran chimenea. La tensión se mantuvo hasta el final y no encontramos ni un solo pitón. Escalamos casi todo en libre con gran compromiso. Fue la 4ª ascensión y salimos fuertemente impresionados.
En 2017, alegando que la vía Villar estaba "olvidada", los taladradores de Sueño Vertical la "restauraron" con  más de cien anclajes parabolt. Pero es falso que esta gran ruta estuviera olvidada, lo que pasaba era que los escaladores actuales no conseguían repetirla. Ahora la vía Villar ya no existe. Ha sido degradada, uniformizada y desprovista de sus incógnitas y peligros. Un crimen más en la cuenta de Jesús Sánchez el destructor del Patrimonio Histórico de la Escalada en Aragón.

DENUNCIA ANTE LA DIRECCIÓN GENERAL DE DEPORTES DEL GOBIERNO DE ARAGÓN.

Vía Ursi-Navarro (1961) repetida en 1974 por A del Corral, F. Orús y J. Vallés. Vivac sobre estribos.


SEÑOR DIRECTOR GENERAL DE DEPORTES
Francisco Javier de Diego Pagola
Gobierno de Aragón
Edificio Pignatelli
50071 Zaragoza

Asunto: SUEÑO VERTICAL (Jesús Sánchez) DESTRUYE EL PATRIMONIO HISTÓRICO DE LA ESCALADA EN ARAGÓN.  DEGRADADAS TRES VÍAS DE DIFICULTAD EXTREMA: DIEDRO NORTE DEL CIRCO DE VERANO (RIGLOS) Y DIEDRO NORDESTE Y ESPOLÓN NORDESTE DE PEÑA RUABA (MURILLO DE GÁLLEGO)  EQUIPAMIENTO  PARABOLT CON TALADRO INDUSTRIAL
El Diedro Norte del Circo de verano de los Mallos de Riglos fue escalado en mayo de 1961 por la cordada de Ursicino Abajo y Ernesto Navarro. Tuvieron que pasar trece años para que este soberbio itinerario conociera la primera repetición (Corral, Orús y Vallés 1974), escalada severa y comprometida, vivac sobre estribos. La tercera ascensión también necesitó un vivac (1978)
Al otro lado del río Gállego se yergue la majestuosa Peña Ruaba y su formidable diedro (Bescos y Montaner 1961) ruta exigente, artesanal y laboriosa que les obligó a pasar dos noches en la pared. 16 años más tarde, en 1977, la cordada Bernal, Coscolla, Orús y Vallés consiguió la primera repetición invirtiendo  solo 7 horas a costa de arriesgar en libre expuesto.
Justo a la derecha del diedro se perfila, rotundo, el Espolón nordeste, sin duda la ruta más elegante de la Peña Ruaba. Fue escalado en 1973 por la cordada, también aragonesa, de Barcos y Sevil. Libre austero, una de las vías de mayor compromiso de toda España sino la mejor y que hasta la fecha nadie había conseguido repetir. Ahora esta vía ya no existe. Ha sido taladrada y soslayada por una infame ristra de anclajes parabolt.
Estos tres itinerarios en el macizo Mallos de Riglos-Peña Ruaba constituyen auténticas obras maestras de la escalada clásica por su dificultad, exposición y severidad. Son el legado de los rudos y primitivos escaladores aragoneses, la prueba de su coraje y tenacidad. Constituyen un patrimonio histórico del deporte en Aragón. Aquellos escaladores supieron vencer su miedo.
El señor Jesús Sánchez (Sueño Vertical) ha cosido con su taladro industrial estas tres vías de escalada, y varias más, despojándolas del peligro y dificultad que enfrentaron los primeros ascensionistas. La profusión y abundancia de anclajes parabolt las ha reducido, en la práctica, a la condición de “escalada deportiva” descafeinada, con el equipamiento equivalente al de una vía ferrata al alcance de los escaladores principiantes. El señor Jesús Sánchez ha taladrado en el Anayet, la Foratata, la áspera cara norte del Pico del Águila en Rioseta y en general donde le ha parecido, suscitando el rechazo mayoritario del colectivo de escaladores, en especial los jóvenes, que se percatan de que el señor Sánchez taladra paredes que no es capaz de escalar limpiamente, como se acredita con su fracaso en el espolón norte de Peña Ruaba. Sueño Vertical produce buildings,  instalaciones y equipamientos tal como lo haría una empresa de trabajo vertical, pero lo que este señor “abre” tiene poco que ver con la escalada. La actual generación de escaladores desaprueba a Sueño Vertical y ya se ha organizado expresando su hostilidad a estas prácticas mediocres y penosas.
En la muralla de Cienfuens  los escaladores le han prohibido taladrar al señor Sánchez y en Mezalocha los APN le han arrancado sus parabolts. El señor Sánchez degrada las paredes con su profusión de anclajes y constituye una amenaza a tener en cuenta contra las aves que habitan los roquedos.
El Patrimonio Historico de la Escalada en Aragón no puede ser masacrado, degradado y devaluado como está haciendo este señor, que se permite rebautizar el Espolón Nordeste de Peña Ruaba con el ridículo nombre de Vía Mafalda. Esto, señor director, es inaceptable. Ustedes tienen que actuar e impedir que Sueño Vertical (Jesús Sánchez) continúe desvirtuando la escalada y las hermosas paredes de Aragón. El daño, por desgracia, es irreparable, los pioneros serán olvidados pero J. Sánchez prevalecerá.
Se adjuntan algunas fotocopias de las vías Ursi del Circo de verano, Diedro y espolón de Peña Ruaba, guía de 1984, quedando a su entera disposición.

En Huesca a 22 de noviembre del 2018


Jesús Vallés Gracia

Asociación Pirineos Wilderness
Inscrita en el registro de Aragón. 01-H-1231/2010
c/ Sánchez Ventura nº 35
22600 Sabiñánigo (Huesca)


Espolón nordeste de Peña Ruaba (Barcos-Sevil 1973) nunca había sido repetido y ya no existe más pues ha sido solapado por la ridícula vía Mafalda, infame ristra de parabolts. Una de las mejores rutas de escalada en libre de toda España,  destruida por el taladrador Jesús Sánchez.
EL TALADRO  ESTÁ SIENDO LA MUERTE DE LA ESCALADA. UN ESCALADOR QUE LLEVA EL TALADRO EN LA MOCHILA ES COMO UN JUGADOR DE POKER QUE TIENE SIEMPRE EL COMODÍN EN LA MANGA.





LA METEO QUE VIENE SUBE EN COCHE HASTA CASI 2.000 METROS PARA ASCENDER A TENDEÑERA 2.853 m
DEGRADANDO EL VALLE (AMENAZADO) DE LA RIPERA SIN ATREVERSE A PASAR LA SENCILLA ARISTA CIMERA ACREDITANDO ASÍ SU ESCASA CAPACIDAD ALPINA.
En esta ocasión aprovechamos el sábado 8 de diciembre, del puente de la Inmaculada, para subir por la pista de la Ripera, que está sin nieve hasta el Rincón del Verde. Dicha pista tiene restringido el acceso a vehículos durante el verano, al haberse habilitado el tren turístico. En la temporada de invierno desconozco si vuelven a dejar llaves en el Ayuntamiento de Panticosa (horario 8 a 15h) como ocurría antes. También tienen llave los locales de Panticosa, que en esta ocasión nos invitaron a su clásica salida de final de temporada... pero ahora que "todavía no ha empezado la temporada".

Estos montañeros tramposos que no quieren caminar introducen sus potentes vehículos en los valles solitarios del Pirineo, antropizando y degradando hermosas vertientes, a la vez que hacen de "avanzadilla" a ciertos promotores turísticos sin escrupulos ambientales que buscan explotar, todavía más aún, las sierras del Valle de Tena. En la práctica "la meteo que viene" promueve una especie de ocio montañero,  por lo más fácil y con el mínimo esfuerzo a costa de devaluar la Naturaleza.

jueves, 13 de diciembre de 2018

FRONDIELLAS 3.068 m. LA METEO QUE VIENE, DEGRADANDO LOS PIRINEOS

Ibón de las Frondiellas 2.400 m aproximadamente. Cuatro horas desde La Sarra, 1.430 m. Remontar el valle del río Aguas Límpias y cerca de la ermita Virgen de las Nieves, antes de dominar el embalse de Respomuso, ganar altura en dirección nordeste hasta acceder a un valle avalanchoso que se remonta hasta el ibón. Está prácticamente helado. 7 de diciembre de 2018. Ampliar las fotos haciendo click.


Subir hacia el norte hasta juntarnos con la ruta que viene del refugio Respomuso (Darrés-Plomous) dejado a nuestra izquierda un primer gran escarpe. El corredor normal es absolutamente evidente e inconfundible y está al oeste de la cima principal, con una afilada torre a la derecha. Más al este un grupo de cinco mujeres y un guía buscan otro corredor alternativo. Una de ellas resbala y cae durante unos 90 metros resbalando por la pendiente. Salta sobre unas rocas y se detiene unos 50 metros más abajo. Nos dirigimos hacia la accidentada que por fortuna se pone de pie.

Ampliando esta foto se ve a la chica que ha  resbalado, puesta de pie. El guía baja hacia ella. Arriba esperan las cuatro chicas.

Vemos como el guía baja enseguida hasta ella. Les preguntamos si necesitan ayuda y responde que no. Entonces retomamos nuestra ascensión y emprendemos el corredor, alto de unos 150 metros en 45/50º. Previamente hemos dejado bien atados a nuestros perros, Rocky y Chucky en una gran roca, al sol y protegidos del viento.

La nieve está perfecta, "al dente", los hierros entran muy bien. Subimos a buen ritmo.

Antonio Megía, de Sabiñánigo.

Martín Moliner, (20), de Valencia.

Ya salimos a la cresta. 

Manuel Moliner (53), de Valencia. Es el padre de Martín.

Al fondo la cima oriental, y detrás, escondida, está la Torre Cadier, de delicada ascensión. Recorremos la cresta hacia el oeste y enseguida volvemos hacia la cima principal  de las Frondiellas.

Corto paso aéreo pero fácil. Escarpe de II, pero con caída mortal a ambos lados.



Pico Frondiellas (central), cima principal 3.068 m. Antonio, Manuel y Martin. Foto Jesús Vallés. Al fondo el Balaitous.

Al regreso  aseguraremos el paso de la brecha para evitar correr riesgos. LLevamos las cuerdas para eso. Las chicas catalanas y su guía aparecen por un corredor. Una lleva la cara ensangrentada pero se mueve con normalidad. Ha podido morir, pero hoy la montaña se apiadó de ella y el hombre de la guadaña no fue requerido.


Descenderemos el corredor, soltaremos a los perros y emprenderemos el regreso a La Sarra llegando ya al anochecer. Han sido casi once horas entre subir y bajar. Según el G.P.S el desnivel ha sido de casi 1.700 m.  Un buen entrenamiento y una hermosa cumbre crestosa y escarpada del precioso Valle de Tena.



LA METEO QUE VIENE PROSIGUE DEGRADANDO LA MONTAÑA, ESCAMOTEANDO LAS MARCHAS DE APROXIMACIÓN Y ANTROPIZANDO LA  MONTAÑA
Han subido en coche hasta la cota 2.000
para una cumbre de 2.566 m...

http://lameteoqueviene.blogspot.com/
La pista de Hoz de Jaca posibilita empezar la ruta muy altos, permitiendo una cortita matinal con un muy modesto desnivel.


Este señor sube a una montaña de modesta altitud, Peña Blanca de Hoz, poco más de 2.500 m, por la ruta más sencilla y apurando el vehículo todoterreno hasta la cota 2.000
Se trata de un pésimo ejemplo que promueve la masificación y degradación de los Pirineos. ¿Cómo puede creer este señor, que me parece un buen profesional de la medicina, pretender conservar sano su cuerpo si a la vez devalúa y contamina la naturaleza para evitarse un par de horas de caminata?

Hay un plan para conectar con autobús turístico el valle de La Ripera con el Fital de Hoz de Jaca, valiosos espacios naturales que el señor Dihinx antropiza y perturba con su potente motorización. Si esas pistas finalmente se conectan para el turismo, él tendrá mucha culpa y responsabilidad por su comportamiento antimontañero.