martes, 15 de enero de 2019

SIERRA DE ALGAIRÉN. CIRCULAR CRESTAS

30 de diciembre de 2018, zona recreativa Fuente del Raso muy cerca de Cosuenda (Zaragoza) al pie de la Sierra de Algairén. Ampliar foto haciendo click. 

Tomamos un senderito dirección al pico Valdemadera. Monte de encinas, rusco y robles.


Vegetación espesa, frio en la mañana invernal.


Senda P.R al principio bien indicada pero luego debímos confundirnos.


Bonito Belén de Navidad.


Curro, un simpático "ainzonero", experto pirineísta con mucha ilusión y proyectos.


El senderito nos deja al pie de un peñascal de cuarcitas, cerca de la cresta. Lo trepamos con facilidad. La roca es sólida y con abundantes repisas y agarres. Javier Gracia, otro "ainzonero", correoso y montaráz, ja, ja!


En lo alto de la peña vemos una senda que va por la divisoria de la Sierra de Algairén.


Encrucijada y foto. Pedro, Jorge, Curro, Jesús y José Chiripa, ja, ja!


Pico de Valdemadera, sobre 1.200 m, acesible por pistas. Ciclistas posan amablemente.




Ahora enfilamos hacia el oeste pasando por una atalaya de vigilancia contra incendios, pista y senda. La ruta domina las vaguadas del Sistema Ibérico y las comarcas de La Almunia y Santa Cruz de Río Grío, el pueblo natal de la monja universal Hermana de la Caridad de Santa Ana, Teresa Gimeno, fundadora del colegio Luis Espinal en El Alto, el más importante de Bolivia. De la Sierra de Algairén a los Andes.


Pico del Espino 1.133 m, hermosas vistas sobre el Campo de Cariñena, Moncayo, Sierra Vicort y al norte los Pirineos. El día es luminoso y el sol calienta. Apretamos a correr por una cresta de cuarcitas y encinas, mucho vericueto, trepadilla y cascajal.


 Los hitos marcan la ruta y no se deben perder pues el bosquete de encinas es muy apretado. 

Imponemos un ritmo diligente, la cresta es más larga de lo que parece y ya son las cuatro de la tarde. Hay que apretar y encontrar el camino de bajada sino queremos que nos pille ·el negro" (la noche), ja, ja!

LLegamos a un amplio collado con posible senda hacia Alpartir por el Valle del río Tiermas. Unas vallas metalicas acotolan una explotación cinegética donde la vegetación está radida por las reses hambrientas. El cercado es antiestético y rompe el encanto de nuestra travesía natural. Un sendero desciende al este-nordeste, muy directo, y luego tomamos otro aún más directo hacia nuestra ruta circular que vamos hilvanando por unas pistas hacia el este que permiten un final de la excursión relajado y de gran belleza por la extensión de los espesos y bravíos encinares. El frío se apodera de las vaguadas sombrias y comienza a anochecer. Han sido más de 17 kilómetros, siete horas y cerca de 1.000 metros de desnivel acumulado. Un bonito rompepiernas, un magnífico entrenamiento de montaña para despedir el año 2018.

jueves, 10 de enero de 2019

PICO FENÉS 2.540 m

Del camping Valle de Bujaruelo, 1.250 m, al norte de Torla, cruzar la valla y coger un senderito a un prado con una torreta eléctrica. 50 metros más adelante, hito, un marcado camino se interna en el bosque primero hacia la derecha y luego en fuerte subida por un hayedo hacia la izquierda para cruzar el barranco cuando el bosque desaparece, cota 1.650 m. Ganar altura hacia el suroeste y pronto veremos el pico de Otal y a su izquierda Fenés. 27 de diciembre de 2018. Raúl, Jesús y los perros Vali y Chucky. Nos ponemos los crampones y nos acercamos a la muralla del pico Fenés. La primera brecha es la más evidente y factible. Pendiente de 45/50º y rocas fáciles con una cuerda fija instalada. Ampliar imagen haciendo click.

Es el tramo que ofrece alguna dificultad. No sabemos quien ha instalado esa cuerda que facilita mucho el acceso a la brecha. Los perros suben y bajan sin demasiados titubeos especialmente mi perrita Chucky, ja, ja! qué valiente es!

De la brecha arranca una loma fácil con dos rellanos, más larga de lo que parece. Al fondo los Gabietos y el Taillón. La pendiente se mantiene en 40/45º. Helada puede intimidar en el descenso. 

Antecima del Fenés con la pasmosa "pared lisa" en la cara norte, detrás de Raúl. Descender unos metros y subir la sencilla loma final. Al fondo Peña Otal y sus elegantes corredores y aristas.

Fenés 2.540 m. Cuatro horas desde el Camping. 1.300 metros de desnivel.

La bajada nos llevará menos de tres horas. El Pirineo está casi sin nieve. Un potente anticiclón impide la entrada de las necesarias borrascas. La temperatura es extrañamente elevada. Me he puesto el plumífero y me estoy agobiando. ¿Será cierto lo del cambio climático?

sábado, 5 de enero de 2019

ANEOU, UN SANTUARIO HIDRÁULICO A PRESERVAR. CRESTA FRONTERA. ASTÚN-PORTALET

Pico de Malacara 2.315 m. Ampliar foto haciendo click. 23 de diciembre de 2018. Corredor de la cara oeste que me sirve para encaramarme a la cresta frontera del Aneou. He salido de la estación de esquí de Astún y mi propósito es llegar al Col del Portalet. El corredor se abre y endereza en lo alto, traza en rojo. Son unos 40/50º de pendiente. Está bastante helado y me requiere concentración.



Pic du Midi d´Ossau. De izquierda a derecha: Petit Pic, Grand Pic, Pointe Aragon y Pointe Jean Santé. Lo he ascendido por 24 itinerarios diferentes en las cuatro estaciones del año. Destacaría el espolón norte del Petit Pic (600 m, V/V sup) y la cara sur de la Pointe Aragon (400 m, V/V sup).

La arista es amplia y cómoda de seguir y pronto llego a la Peña Blanca 2.367 m, punto culminante de la cresta frontera entre España y Francia donde nacen los cuatro grandes ríos del Pirineo occidental, un santuario hidráulico que debemos preservar en su estado prístino y natural, libre de infraestructuras turísticas que perjudiquen su soledad.

Pic du Midi d´Ossau en el Parque Nacional del Pirineo Occidental. Me he encontrado a dos jóvenes montañeros de Zaragoza que se están iniciando en el alpinismo y van en dirección opuesta.

La cresta prosigue sin dificultad.

Pic de Aneou, mi próximo objetivo. 

Este tramo de peñascos lo he franqueado por la ladera norte bastante helada. Pic Aneou 2.364 m, último cordón umbilical entre las sierras de Collarada y Partacua y el parque nacional francés. La conexión Astún-Formigal constituiría un desastre ambiental y económico  sin ninguna ventaja para el desarrollo del esquí.

Cortados y escarpes me obligan a descender por la vertiente francesa, pendiente y helada. Pronto me encontraré con los dos jóvenes de Zaragoza y haremos prácticas de autodetención en la nieve. Enseguida llegamos al Portalet. Un vermouth con sus correspondientes torreznos en el bar Willi de Sallént de Gállego pondrán fin a esta interesante jornada en unas atípicas navidades por la muy escasa innivación.